Sahara: cultura en el falso aaiún

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8923 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SAHARA: Cultura en el falso Aaiún

1. Introducción y método de trabajo aplicado
2. Ideas preliminares
3. Cultura saharaui en los campamentos
a. Rasgos característicos
i. Hospitalidad y solidaridad
ii. Saludo
iii. Ceremonia del té
b. Familia
iv. Familia extensa
v. Relaciones de parentesco
vi. División deltrabajo
vii. Vivienda
viii. Vida cotidiana
c. Festejos
d. Modelo de belleza y estética saharaui
e. Relaciones entre hombres y mujeres
f. Comportamientos:
ix. Niños
x. Mujeres
xi. Hombres
xii. Jóvenes

Introducción:
“Jalga marra…”
Con “jalga marra” comienzan las historias saharauis, historias de beduinos que setransmiten oralmente de generación en generación a través de los años y el desierto. En estas páginas yo también contaré una historia, que es su historia y la historia de España; pero lo haré desde sus palabras y miradas, palabras y miradas que quedaron recogidas en tres baratos cuadernos de cuadros que intentaron aglutinar todos esos rasgos comunes que tan cotidianos se me hicieron en un mes. Yasé, un mes es poco, un mes no es nada para poder entrar en el meollo de la vida de un pueblo, pero se intenta… Así pues me dispongo a resumir lo indescriptible, intentando ser objetiva y cumplir las normas de Peackok y Lévy-Strauss; éste último, compañero de ratos en los pocos momentos libres. De esta manera, he procedido en mi trabajo de campo a la recolección de diferentes datos, materializadosen: notas, dibujos, mapas, fotografías y vídeos. Se cumple, pues, la observación participativa y más aún si consideramos que, durante toda nuestra estancia y salvo en algunos viajes puntuales, convivíamos con una familia saharaui que nos acogía en sus casas. El viaje estaba organizado por la Universidad Autónoma de Madrid. Consistía en un programa común de las universidades públicas madrileñaspara conocer la realidad saharaui para el que se tenía que realizar un curso previo y un escrito que entraba a concurso. Los felices seleccionados cumplirían un programa de voluntariado internacional organizado de la siguiente forma: primera semana: conocimiento de la realidad social; segunda semana: conocimiento de la realidad política; tercera semana: trabajo voluntario y, cuarta semana: viaje aTifariti y asistencia al Fib Sahara. Además, asistiríamos a la columna de los 1.000, acto político que consistía en manifestarse frente al Muro de la Vergüenza, decenas de aviones llegaron de España y del resto de Europa cargados de extranjeros que apoyaban la causa. Las dos primeras semanas, en lo que al programa oficial se refiere, todo puede resumirse en visitas, charlas, comidas y té. En latercera ya el grupo de dispersaba, cada uno en busca de poder colaborar de acuerdo a su formación. Yo me dirigí a AFAPREDESA: Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis, organización – a duras penas – de ayuda a presos políticos, torturados, perseguidos y refugiados. No obstante, también visité en esa semana el Ministerio de Cooperación y el Ministerio de Justicia. Tifariti, por suparte, merecería de por sí un apartado propio y Dajla, lugar del festival de cine, más bien parecía un festival en España con algunos saharauis, era una invasión de giris y cámaras en toda regla.
No puedo reprimir hablar brevemente de mis compañeros de viaje y, cómo no, de nuestra familia, de Thanja – nuestra madre – y Handumbara – nuestro padre; también de nuestras pequeñas hermanitas: Jadeja –toda una princesita – y Jayat, “el bicho”; y el peque de la familia, mi “cuchuchú”, llamado en papeles Jorge – en honor a un amigo de nuestro padre – y en la vida cotidiana Salem. No podemos olvidar al mini-Magfout ni a Estiga, belleza saharaui, ni mucho menos a Ezur, nuestro gran compañero y amigo. Un grande entre los grandes caído de cielo. También Mohamed, Estilistos y cómo no, el Gran...
tracking img