Salud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (423 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Esos besos que se vuelven polvo Sexo con Esther
Quien niegue que un beso es el tiquete de entrada a la cama doble, no ha besado como Dios manda.

0
me refiero, claro está, a los besos deverdad: a los eróticos y mágicos que pueden convertirse en polvo y que son la sal infaltable del antes, el durante y el después.
Hasta un monje cartujo sabe que los labios son el ingrediente principal enel aquello; lo curioso, lo incomprensible, es que no siempre se use todo el potencial de esta herramienta deliciosa o, lo que es peor, que se deseche, porque se piensa, muy equivocadamente, que lasganas sólo se domicilian de la cintura para abajo. Tontadas.
Si nosotras supiéramos jugar con los labios masculinos que, al parecer, tienen conexión directa con el mejor amigo de los señores (lo mismoque los lóbulos de sus orejas), seguro lograríamos que dejaran a buen recaudo y bajo la cama, al menos por un momento, al combo de Lionel Messi, Iker Casillas, Cristiano Ronaldo y Luis Fabiano, y todasu parafernalia mundialista.
A los machos les gusta que pongamos a funcionar la boca, y no sólo para lo que están pensando. Quieren que los sorprendamos. Así que una buena estrategia para que no sepeguen como posesos a la pantalla del televisor es provocarlos a besos, y para eso hay que saber algunos trucos. Aquí van algunos.
Ellos no resisten, porque les parece excitante, que se les roce elpaladar con la lengua. ¡De veras! Pruebe hacerlo con suavidad y a intervalos crecientes. Préndase con delicadeza de su labio inferior, muérdalo, lámalo y succiónelo con suavidad. Hágalo por un minuto,sin detenerse.
Roce con sus labios los vellos de la cara y de la barba, deslícese casi sin tocarlo y deje que las terminaciones nerviosas, que así se estimulan, dejen a su macho sin defensas. Nodesista, siga.
Ahora que ya lo tiene casi vencido, clávele una estocada final y métase con sus orejas. Deje que la lengua explore... Muerda con delicadeza sus lóbulos, sople suavemente su oído y murmure...
tracking img