San ignacio de loyola

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 362 (90434 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
IGNACIO CASANOVA, S.J.

SAN I GNACI O DE LOYOLA1

PRIMERA PARTE VIDA EN EL MUNDO (1491-1521) Capitulo Primero INFANCIA
Loyola (1491-1497) Decimos San Ignacio de Loyola, porque nació e n la casa solariega de este nombre, aunque en ella vivió muy poco tiempo. Casa de piedra de sillería, construida en un principio como castillo guerrero, había sido, por real orden, derribada cuarenta años antesde nacer Ignacio; y luego reedificada, pero de modo que no pudiese servir para la defensa militar. Pertenece a la villa de Azpeitia, y está situada a un kilómetro de distancia de ella, en medio de un hermoso valle, sereno y lleno de quietud. La familia de Loyola era de las principales de la tierra, emparentada con otras de las que se decían de parientes mayores. Nombre con que se significaban losgrandes propietarios, que solían tener súbditos, a manera de señores feudales, y, como ellos, prendían y vejaban duramente a los que les eran contrarios. Ocho villas de Guipúzcoa, bajo la protección real, se coaligaroncontra esos parientes mayores, y el año de 1456 se alzó contra ellos, destruyendo todas las casas fuertes que tenían y desterrando a sus dueños. La casa de Loyola era una de ellas.Había sido edificada a principios del siglo xv, y era señor de ella, al ser derribada en 1456, el abuelo paterno de San Ignacio, D. Juan Pérez de Loyola, el cual, por haber cruelmente vejado a la/ Villa de Azpeitia por aquel hecho, fue desterrado cuatro años a Jimena, villa fronteriza de tierra de moros, por mandato del Rey Enrique IV. Vuelto de su destierro, obtuvo real licencia para reedificarla mitad superior de la casa arruinada, pero debía hacerse de ladrillos y no de piedra. Esto explica la rareza, que hoy nos maravilla, de ver una casa fuerte de piedra hasta el primer piso y de allí para arriba de ladrillos. El año 1467 casó D. Beltrán Yañez de Loyola, señor de aquella casa, con doña María Sáez de Licona y Balda, de una linajuda familia de aquella tierra. Bendijo Dios estematrimonio con trece hijos, el menor de los cuales fue San Ignacio, venido al mundo el año 1491, a los veinticuatro años de casados sus padres, y probablemente el mismo día de la Natividad del Señor, 25 de diciembre (1), San Francisco de Borja y el padre Nadal, cuando visitaron años después la casa de Loyola, viviendo aún San Ignacio, lo primero que hicieron fue venerar la habitación en donde había tenidolugar tan glorioso nacimiento, y el primero de dichos personajes quiso decir en el oratorio de la casa su primera misa, en memoria del nacimiento de su Padre y Fundador.
1) Las pruebas de este aserto pueden verse en ¡a obra San Ignacio en Azpeitia, del P. Juan Pérez Arregui, cap. II.

Fue el niño bautizado en la iglesia parroquial de Azpeitia en la pila que aun hoy día se conserva, decoradacon la imagen del Santo y esta inscripción: Emenchen batiatuba naiz (Aquí mismo fui bautizado), Diéronle el nombre de Iñigo. Después, en tiempos venideros, se firmaba indistintamente Iñigo o Ignacio, porque esta forma era la más usada fuera de su tierra. De la primera infancia de San Ignacio sabemos tan sólo que fue criado en una casa cercana a Loyola que llaman Eguibar, cerca del río Urola enfrentede la ermita de Olaz; en donde debió de aprender a amar a la Madre de Dios. Luego le enseñaron también a leer y escribir. La influencia maternal no pudo ser ni, larga ni muy intensa. El secretario de San Ignacio, P. Polanco, escribía años después que la primera formación de Ignacio "fue más conforme al espíritu del mundo que al de Dios, según el modo y costumbre.de aquellos tiempos" (2). En sucasa oiría hablar sobre todo de guerras y venganzas, porque su familia era enteramente militar. Su padre había- guerreado con el Rey Enrique IV, con los Reyes Católicos y con el de Navarra Juan II; de sus siete hermanos, cuatro fueron también soldados y dos murieron en la campaña de Nápoles. De todos modos, poco pudo participar del espíritu de Loyola, porque le crió una nodriza de fuera de la...
tracking img