San juan bautista de la salle

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1496 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE |
En siglo XVII, cuando nació Juan Bautista de La Salle, reinaba en Francia el gran Rey Luis XIV, llamado el Rey Sol. En la ciudad de Reims, capital de la Champaña, en el nordeste de Francia, vivía la familia de Don Luis De La Salle, un hombre de Leyes, magistrado de la audiencia de Reims y su esposa Doña Nicolaza Möet, una mujer profundamente piadosa. En el senode esa distinguida familia, nació Juan Bautista De La Salle, el 30 de abril de 1651. Este niño era el primogénito, pero este matrimonio tendría diez hijos, de los cuales cuatro murieron en temprana edad. El 10 de octubre de 1661, el niño Juan Bautista De La Salle se encaminó por primera vez a la escuela cristiana de su ciudad natal, cuyas instituciones y personas iban a influir sobre él duranteocho años. |
|
A los 15 años de edad el joven Juan Bautista De La Salle recibe el nombramiento de canónigo en el cabildo de Nuestra Señora de Reims, uno de los más ilustres del reino. De este cabildo han salido personajes tan notables como San Bruno, tres Papas, veintitrés Cardenales, veintiún Arzobispos y diez Obispos.
A los 18 años de edad terminó sus estudios medios, en el ColegioBons-Enfants de Reims, se graduó de Maestro en Artes e ingresó al Seminario de San Sulpicio en París, uno de los más prestigiosos de la época por su calidad formativa. A los 22 años Juan Bautista obtuvo la Licenciatura en Teología, en la Soborna, la mejor Universidad francesa del tiempo. A la edad de 27 años, finalmente, recibió la ordenación Sacerdotal (1678).
Cuando el joven Juan Bautista apenascontaba con 19 años, quedó huérfano de padre y madre y se vio obligado a ser tutor oficial de sus seis hermanos menores.
A los 28 años, pocos meses después de su ordenación sacerdotal, tuvo que ayudar casualmente, al Señor Adriano Nyel, en la fundación de una escuela de caridad en Reims. Y al poco tiempo, sin haberlo previsto, se tuvo que ocupar del sustento y apoyo de de la Comunidad de las Hermanasdel Niño Jesús, fundada por su director espiritual, Nicolás Roland.

A los 30 años, el Señor De La Salle era ya doctor en Teología, pero no veía cómo encausar su futuro. Podía dedicarse a la investigación a la enseñanza de la Teología, lo que un día le podría llevar a ser obispo. O podía ser párroco, como le había insinuado su director espiritual, el canónigo Roland, ya fallecido. O quizá,seguir ayudando en el mantenimiento de las escuelas y de los maestros, sin descuidar sus obligaciones de canónigo.
De hecho, la proximidad a las maestros y el tener que responder de algún modo por ellos, le introducen insensiblemente, y cada día más, en una visión del mundo y de la vida muy distante de lo que había sido la suya hasta entonces.
El 24 de junio de 1680, un grupo de maestros,invitados por Juan Bautista De La Salle, vienen a ocupar, por largos meses, la casa de la familia La Salle. Pasan el día con él, recibiendo formación humana, pedagógica y cristiana. Por la noche se retiran a sus respectivas casas.
Al año siguiente, el 24 de junio de 1681, el Señor De La Salle se traslada con sus maestros, a vivir juntos en una casa de alquiler, en la Calle Nueva, Parroquia de SanEsteban. Esta es la fecha del nacimiento de la Comunidad de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.
En agosto del año de 1683, renunció a sus dignidad de canónigo de la Catedral de Reims; y así no tuvo más preocupación, en adelante, que la dirección de las Escuelas Cristianas y la formación de su comunidad de maestros. Cuando el hambre asoló a Francia, durante el invierno del año 1684, De La Sallerepartió sus bienes a los pobres, y acabó él mismo haciéndose pobre, para elevar a los pobres a la nobleza de la cultura y de la vida digna.
En el mes de Junio de 1686, el señor De La Salle les propuso a los Hermanos, consagrarse a Dios, como laicos, no como monjes. Ya para entonces, los Hermanos vivían en la pobreza, la obediencia y el celibato, sin que la exigencia de un voto a Dios se lo...
tracking img