San manuel bueno martir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 78 (19273 palabras )
  • Descarga(s) : 40
  • Publicado : 30 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Índice

Índice 1

Introducción: 2

La Generación del 98: 6

Autores del 98 11
Ángel Ganivet (1865-1898) 11
Pío Baroja (1872-1956) 12
José Martínez Ruiz “Azorín” (1873-1967) 14
Ramiro de Maeztu (1874-1936) 16
Antonio Machado (1875-1939) 16
Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936) 18

Miguel de Unamuno: 21

Biografía: 21
Filosofía: 23Quijotismo: 23
Religiosidad: 25
Existencia: 26
La vida es sueño: 26
La vida es teatro: 27
La vida es lucha: 28
La conciencia: 29
La intrahistoria: 30
El amor 30
La fe: 31
La verdad: 32
Obra 34
Obra ensayística y filosófica: 34
El problema de España: 36
Las ideas políticas 38
Visión del paisaje 39
Reflexiones sobre lalengua 39
Obra poética 43
Poesías 43
Rosario de sonetos líricos 45
Dos poemas sobre Cristo 45
Otros libros poéticos 48
Cancionero 48
Teatro 50
Obra narrativa: 51

San Manuel Bueno, mártir: 57

Argumento: 57
Personajes: 59
Don Manuel: 59
Lázaro: 60
Ángela: 61
Temas: 62
Tiempo y espacio: 63
Estructura: 64Valoración crítica: 65

Bibliografía: 68

Introducción:

El último tercio del siglo XIX fue muy negativo para la sociedad española a causa de una serie de problemas que concluyeron con el Desastre del 98. Políticamente, la alternancia entre los conservadores y los liberales en el poder no satisfacía a una población descontenta que sufría dificultades económicas, así como el atraso económico delpaís. Aparecieron grupos políticos anarquistas y socialistas, además de los carlistas, que intentaban aportar las soluciones que los conservadores y los liberales no hallaban.

Además de la sublevación de las colonias americanas, los problemas regionalistas constituyeron otra dificultad más para la maltrecha sociedad española. El ambiente era de descontento, de dejadez en todos lossentidos, en un país donde la mayoría de la población vivía atrasada y miserable, cuando no hostigada por los caciques. La poca industria que sostenía la economía se encontraba en Cataluña y en el País Vasco, con lo que la concentración de este tipo de actividades favorecía la emigración hacia zonas más prósperas. Por su parte, las clases altas formadas por aristócratas y miembros de la alta burguesíavivían apartadas de los problemas del campesinado y del proletariado, en un mundo cerrado sobre sí mismo.

Hemos de añadir el conocido Desastre del 98. Cuba, Puerto Rico y Filipinas eran las últimas colonias de ultramar que España poseía hasta ese momento. Las guerras coloniales que se habían iniciado en 1895 fueron minando poco a poco la moral y la economía de un país ya de por sídesmoralizado ante el desmoronamiento que se presentía. El 1 de mayo de 1898, a las 4:45 horas, el comandante Juan de la Concha descubrió que una flota estadounidense se aproximaba hacia posiciones españolas. Sólo siete horas más tarde –a las 11:45–, las tropas españolas fueron derrotadas y aniquiladas. Además, el ejército americano sólo sufrió una baja, el maquinista del Boston, a causa de un ataque alcorazón. Esta humillación hizo que la conciencia de los españoles, al menos de los intelectuales, se tambalease y se intentasen buscar soluciones ante el declive imparable de España, que unos años antes había sido la principal potencia mundial.

La firma del Tratado de París significó el fin de un sueño. La anterior grandeza había quedado reducida en unas horas a ceniza. La entrega de Cuba,Filipinas y Puerto Rico obligaba a replantearse el camino que el país llevaba, y en este contexto, en esta situación, un grupo de intelectuales se pusieron manos a la obra: había que analizar las causas de la decadencia y, por supuesto, buscar soluciones. A esto se dedicaron los noventayochistas.

La decadencia del país no se produjo sólo en 1898. Era un fenómeno que se presentía desde...
tracking img