Sandino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1091 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de abril de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sandino Escritor,
General y Pensador

Primera Parte
Edwin Sánchez
La descripción no se diferencia en nada de la de un escritor: “Moncada estaba en una silla mecedora, sobre alfombras, conversando con un sacerdote. El salón era pequeño, pero con muchos cuadros en las paredes, cortinas y muebles finos. El piso era de mosaico; en el corredor había maceteras de flores y en el interior unjardín.
“Ya no vestía de campaña Moncada. Ahora llevaba un traje de palm beach y zapatos lustrados. Pidió excusas al sacerdote, participándome que la conferencia entre los jefes del Ejército ya se había celebrado; que todos habían aceptado el desarme y que mi deber era ajustarme a la opinión de la mayoría.
“Yo iba espiritualmente ya preparado. Me había convencido mediante conversaciones dealgunos jefes de mi Columna de la no conveniencia de contradecirle mucho a Moncada, ya que él estaba en posibilidades de desarmarme por la fuerza y hacerme reo.
“Con eso no conseguía su libertad Nicaragua”. Mayo de 1927.
Augusto C. Sandino contaba con la fuerza de la escritura: la causa de Nicaragua le impidió escribir libros, pero dio rienda suelta al escritor y al pensador que llevaba dentro, através de su prolífica correspondencia, en circulares, boletines, partes de guerra, escritos autobiográficos y otros documentos.
A la escritora Rosario Murillo, como a muchos, Sandino le provoca esta exclamación: “¡Cómo es posible que una persona de Niquinohomo, tan joven, sin mayor preparación, haya llegado a cumplir una Misión tan elevada!”.
En la vívida descripción, lo que hace el General “eslo que llamaríamos un barrido de imagen”. Me lo dice el geólogo, con un PHD en Japón, William Martínez. ¿Por qué? He hablado con él de una confesión del Héroe de Las Segovias al periodista vasco, Ramón Belausteguigoitia: un cataclismo en Centroamérica, Nicaragua envuelto en agua…, pero de eso referiremos más adelante.
“Tiene el don de poner las cosas en orden”, subraya el doctor Martínez. Sumérito es mayúsculo: sin haber pasado los niveles básico de educación, Sandino cuenta con un alto coeficiente intelectual. Es un militar insuperable, y a la vez, dotado del talento de la palabra en la suprema condición del arte. Es, digo, un escritor, un artista. Si no, ¿cómo explicar su poesía alzada? Poesía y profecía: "Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte; y si morimos,nuestra causa seguirá viviendo. Otros nos seguirán."
¿Quién era este hombre capaz de trasladar la gran epopeya de su causa, construyendo la nación, escribiendo en las tablas de la rebelión el sentido de nuestra nacionalidad con el fuego dulce de la palabra?
Era como empezar a ordenar el caos, porque en México, Sandino ya no puede ver más cómo maltratan a su pedazo de América, como diría Fidel:vuelve a un país desordenado y vacío. Por eso, llama la atención de esa mente descriptiva, que todo lo analiza y nos detalla un cuadro completo: “Moncada ya no estaba en traje de campaña”. Además, ahora platicaba con un sacerdote. ¿Qué nos trata de decir este poeta armado, este escritor alzado, este nicaragüense cortador de las bananeras, mecánico, despachador de gasolina, vendedor de café, artesano,todo reunido en un PENSADOR?
Pensador en mayúsculas porque ciertos intelectuales no le reconocerán ese innegable mérito, porque se supone que éstos son ratones de bibliotecas y ánimas encarnadas en los claustros universitarios. ¿Cómo ser un pensador enmontañado, combatiendo por levantar a una nación desde la nada?
Sandino filosofa, la patria es su meditación constante. Quiere descubrir elsentido de país que habíamos perdido, o quizás, no encontrado todavía.
Estratega y creador de ciudadanía
¿Quién puede enderezar el rumbo de historieta que llevaba nuestro territorio? No era asunto de solo tomar las armas, sino que antes, debió haber un pensador, un hombre dotado de una inteligencia natural, extremadamente desarrollada, capaz de hacer una síntesis. Sin el filósofo que hay en...