Sangre de campeon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 81 (20221 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Apuntes para una historia comparada de la justicia transicional.
El papel de las ONG de derechos humanos en los procesos de justicia transicional: los casos del Cono Sur y El Salvador.
I M P O R TA N C I A D E L T E M A

[52]

Iván Orozco Abad
Visiting Fellow del Instituto Kellogg de la Universidad de Notre Dame

ISSN 0121-4705

las ong colombianas de derechos humanos están hoy en elcentro del huracán político. La acusación de que casi todas ellas son simpatizantes de las guerrillas no es nueva, hace parte de su historia, aquí y en casi todos los lugares donde actúan para denunciar y para paliar las violaciones y abusos a los derechos humanos y los crímenes de guerra. Nuevos son, sin embargo, la masividad, la virulencia de los ataques y la participación desembozada en ellos dealgunos de los más altos funcionarios del Gobierno. El Ministro del Interior y de Justicia, Fernando Londoño, las ha señalado, con saña de gesto y de palabra, como apoyos de la guerrilla. Acaso más comprometedora que su alusión pública a los ecologistas como “verdes por fuera y rojos por dentro”, fue su presencia como oradorpresentador en el lanzamiento del libro Esquilando el lobo –editado porel cuerpo de generales y de almirantes en retiro, con el apoyo de personalidades como el periodista y escritor Plino Apuleyo Mendoza–, obra en la cual se acusa abiertamente a buena parte de las grandes ONG nacionales e internacionales de ser enemigas del Estado y amigas de la guerrilla. Si bien el Presidente Álvaro Uribe y el Vicepresidente Francisco Santos han sido más prudentes y másdiferenciados en sus juicios sobre los defensores de derechos humanos, y hasta han reconocido su importancia para la preservación de la democracia, la verdad es que flota en el ambiente la impresión de que combatir a las ONG de derechos humanos constituye hoy una política de gobierno cuya punta de lanza internacional es la Embajadora en el Canadá, Fanny Kerstman. La nueva guerra contra las ONG no es sólo unaguerra de palabras; allanamientos sin orden judicial a sus sedes, detenciones bajo cargos de “rebelión”, expulsiones del país y hasta asesinatos de sus miembros hacen parte de ella. La comuni-

análısıs polítıco nº 48, Bogotá, enero-abril 2003: págs. 52-76 48 análısıs polítıco nº

dad internacional de los derechos humanos y hasta el Consejo de la Unión Europea han tenido que cerrar filas entorno a ellas para defenderlas. Parecería que en el nuevo contexto de retorno a la conmoción interior, de concentración de poderes en el Ejecutivo y en las Fuerzas Militares, de involucramiento de la población en la confrontación, y en general, de afirmación del primado de la autoridad sobre la libertad, las ONG están “predestinadas” a enfrentarse al Estado. Peor aún, en Colombia, en el marco de unacrisis profunda de los partidos tradicionales y de una debilidad extrema de la izquierda parlamentaria y de desvanecimiento de la oposición política, las ONG de derechos humanos parecen condenadas a aparecer como un sustituto de la oposición. Sin embargo, las ONG colombianas de derechos humanos son más movimiento social que partido político, y no están ni hechas ni preparadas para ello. Su trabajose orienta hacia la afirmación incondicional de ciertos principios y la ayuda a los débiles, y no hacia el compromiso pragmático y las negociaciones de elite. Su vulnerabilidad es muy alta cuando las circunstancias las obligan a ponerse en la primera línea de la guerra política, guerra que en nuestro país, infortunadamente se pelea con medios militares. El Gobierno de Álvaro Uribe, comprometidocomo está con su política de “seguridad democrática” –orientada si no a aniquilar, por lo menos sí a doblegar a las guerrillas–, sabe que las guerras suelen ganarlas quienes obtienen el apoyo de la opinión pública nacional e internacional. Tal vez más que nunca, la guerra colombiana se está transformando en una guerra por el control de la verdad y del sentido de justicia. El fenómeno no es nuevo...
tracking img