Santa cruz y la guerra de las cifras

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (718 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Santa Cruz tiene casi dos millones de habitantes, 946 mil se inscribieron para el referéndum, en opinión de muchos absolutamente informal (la gendarmería municipal se hizo cargo de la custodia delmaterial electoral, cosa que generó mucha suspicacia). De esos 946 mil, 266 mil no votaron. Y 110 mil votaron por el No.

De lo que resulta que de casi dos millones (restemos a los niños y a losancianos), menos de un tercio quiere la autonomía. Curiosa noción de triunfo tiene el Comité Cívico Pro-Santa Cruz, que lidera la ola autonómica. Con este mapa social-cultural difícilmente las autoridadeslocales podrán imponer ley alguna. Para legislar, el gobernante debe gozar del favor popular. Y no es el caso de Raúl Costas, prefecto de Santa Cruz.

"El proyecto autonómico está copiado delseparatismo vasco. Pero el discurso de los comités no habla de separatismo sino de autonomía", las logias quieren el separatismo absoluto, solo que no lo dicen por prudencia".

Los Comités estaríanllevando a Santa Cruz al suicidio porque no tendrían ni los recursos necesarios ni la capacidad administrativa suficiente como para constituirse en Nación.

Cualquier cosa para las logias es mejor queaceptar a Evo Morales como presidente. Los blancoides no asimilarán nunca la llegada de un indígena al poder".

El cruceño de a píe llama logias a los grupos de poder económico, de origen croata en sumayoría, propietarios del sector agro-industrial de la región y virtualmente los dueños de Santa Cruz. Su rostro más visible: Branco Marinkovic, presidente del Comité cívico pro-Santa Cruz,propietario de una gran empresa de aceite, artículo de primera necesidad, que el año pasado, elevó su precio en un 20%. Las "logias" son dueñas de los diarios y del canal de TV más visto en Santa Cruz, Unitel.En Bolivia se libra básicamente una lucha económica entre grupos de poder locales y el gobierno central. Pero los viejos prejuicios racistas han aflorado hasta la náusea.

Son más bien ciertas...
tracking img