Santidad de pedro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2044 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pinceladas de la santidad de Pedro en los Evangelios
Biografía
Se llamaba Simeón (como el primero de los doce patriarcas, hijos de Jacob). Había sido pescador del lago de Galilea, de familia al parecer humilde, no tenía campos propios, vivía en la casa de su suegra y, posiblemente, era trabajador a cuenta ajena. No tenía campos, ni una cultura religiosa especializada (no era sacerdote, escribao fariseo). Pero se hallaba interesado por la renovación religiosa de Israel y, al menos por un tiempo, había sido discípulo del Bautista (cf. Jn 1, 40-44). Debía tener sus ideas propias sobre el mesianismo.
A pesar del laconismo biográfico del Evangelio, en sus páginas encontramos datos más que suficientes para formarnos una idea clara y cabal de la fisonomía moral del apóstol San Pedro.Vehemente y francote por temperamento, un poco o muchos pocos presuntuosillo, transparente y casi infantil en la manifestación de sus espontáneas y más íntimas reacciones psicológicas, encontramos en la veta de sus valores morales un alma bella, un gran corazón, una lealtad, una generosidad, unas calidades humanas tan entrañables y subyugantes que aún hoy, a distancia de siglos, la fragancia de surecuerdo perdura y atrae la simpatía y la confianza de las generaciones cristianas.
Encuentro de Jesús y Pedro
El evangelista San Juan nos narra el primer encuentro de Jesús con San Pedro con la santa simplicidad de estas palabras: “Andrés halla primero a su hermano Simón y le dice: Hemos hallado al Mesías. Le presenta a Jesús. Poniendo en él los ojos, dijo Jesús: Tú eres Simón, hijo de Juan; tú tellamarás Cefas" (lo. 1, 41-42). Jamás olvidaría Pedro de Betsaida esa mirada y esa delicadeza exquisita de Jesús.
Al primer llamamiento vocacional de Jesús el corazón de Pedro, abierto siempre a todo lo grande y generoso, abandona todo lo que tenía. Poco, ciertamente; pero todo lo deja por seguir a Cristo con la confianza de un niño, el ardor de un soldado. Algo especial vio Jesús en la humanidadcálida y abierta del antiguo pescador de Betsaida, cuando, por un acto de su misericordiosa predilección, le elige para la misión de "pescador de hombres" (Lc. 5, 11), para ser la piedra fundamental de la Iglesia (Mt. 16, 18) y cabeza suprema de los doce apóstoles y de toda a cristiandad (Lc. 21,15-17).
Confesión mesiánica (Mc 8,27)
A petición del mismo Jesús, que no se conforma con la simpatíao vagas opiniones, sino que exige de los suyos una decidida toma de postura respecto a su persona, Pedro en nombre de todo el grupo, proclama abiertamente la mesianidad de Jesús: Tú eres el Mesías.
No hay duda de que Pedro va más lejos que la gente, la cual coloca a Jesús entre los más grandes profetas. Clasificarlos como profetas equivalía a reconocer en él una misión divina. Clasificarlo comoMesías suponía mucho más. Suponía reconocerlo como el último enviado de Dios, que en rango de rey, conduciría al pueblo de Israel a su salvación definitiva.
La respuesta de pedro era exacta. Subrayaba perfectamente la condición regia de Jesús. Sin embargo, podía prestarse en aquel entonces grave malentendido (Mc 15,32) quedando teñida de color triunfalista y político-nacional.Era preciso clarificar y depurar el concepto de Mesías. No se puede calificar a Jesús como Mesías sin precisar y contemplar este concepto.
A la confesión de la mesianidad de Jesús por parte de Pedro sigue de inmediato la precisión de su destino por parte del mismo Jesús. Para los discípulos este primer anuncio de la pasión y resurrección supone una enseñanza nueva, Jesús empezó a enseñarles laverdadera naturaleza de su mesianismo. “el hijo del hombre debía sufrir mucho y ser rechazado, condenado…” (Mc8, 31)
Este es el designio divino, “debe” recorrer el Mesías, pero Pedro no está dispuesto a aceptar. Lo considera como una especie de ocurrencia demoniaca que es preciso expulsar y desterrar. La actitud de Pedro le hace merecedor de una dura recriminación con una orden tajante y un...
tracking img