Santo tomas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3891 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SAN AGUSTÍN Y SANTO TOMÁS
1.- Introducción: cristianismo y filosofía. Sabemos muy poco del cristianismo “en estado puro”, tal como fue predicado históricamente por Jesucristo. Lo que ha llegado hasta nosotros muestra ya fuertes influencias del ambiente cultural del helenismo, que hace una síntesis del origen judío de la doctrina cristiana con elementos tomados de las filosofías en boga durantelos primeros siglos de nuestra era y de diversos cultos populares. Para entender el fenómeno cristiano es necesario, por tanto, conocer el ambiente cultural en el cual surge: -La filosofía griega clásica (Platón, Aristóteles) se ha transformado profundamente a partir de la crisis de la ciudad-estado (la polis). Ahora la filosofía se orienta hacia problemas ético-salvíficos (por ejemplo, estoicos,epicúreos). Se ha perdido la dimensión política de la filosofía clásica y ahora la ética se orienta hacia una mayor interiorización, bajo la influencia del neoplatonismo y neopitagorismo, que tienden a “espiritualizar” el pensamiento. -Entre el pueblo llano florecen las religiones mistéricas, también orientadas a una dimensión salvífica que los dioses griegos no podían satisfacer. Estas religiones,de origen oriental (culto de Mitra, Osiris, Isis, Eleusis…) llevan a una “unión mistica” del fiel con el dios, frecuentemente unida a la dialéctica muerte-resurrección y a ritos de comunión con el dios. En particular, es significativo el “Corpus Hermeticum”, de origen egipcio y las sectas gnósticas, de importante influencia en el cristianismo primitivo. En este contexto surge el cristianismo comouna doctrina salvífica que proviene del pueblo judío. En un primer momento es interpretada por los judíos como una doctrina mesiánica de restauración nacional: Cristo es el mesías que va a volver con gloria y poder a restaurar la antigua grandeza de Israel. (Los evangelios sinópticos, en particular, muestran muchos indicios de esta interpretación). Pero progresivamente el cristianismo va“espiritualizando” su mesianismo, sobre todo por la influencia de la teología de San Pablo y San Juan. Ya no se trata de un reino “de este mundo”, sino de una dimensión espiritual salvífica que se superpone a la historia profana. Progresivamente va apareciendo la doctrina de la divinidad de Cristo, de su eternidad como Hijo de Dios, de la Redención del pecado. El dogma de la Encarnación va a significar ladefinitiva síntesis de la concepción terrenomesiánica del cristianismo con su dimensión espiritual y salvífica de alcance universal. La Iglesia ocupará el lugar del Reino esperado. Esta síntesis (que no se termina hasta la época patrística, siglos IV y V) no se realiza sin conflictos intelectuales importantes. Mientras que la tradición helenística tiene una concepción dualista del hombre, formadopor cuerpo y alma, la tradición judía lo concibe como una unidad. La inmortalidad del alma será uno de los aportes griegos al cristianismo, con el dualismo que conlleva. La idea de creación (ajena al pensamiento griego) sustituye al concepto neoplatónico de emanación. Cristo pasa a ser identificado con el LOGOS griego (Ver evangelio de San Juan), adquiriendo un carácter atemporal que le permiteparticipar en la creación del mundo. Y así con otros muchos temas conflictivos. En definitiva, el cristianismo surge en el punto de síntesis entre dos concepciones del tiempo. La concepción judía de un tiempo lineal y progresivo (que implica una concepción “histórica” de Dios) y la griega de un tiempo cíclico que rechaza la “novedad” (que implica una concepción “metafísica” de Dios). Los llamados“Padres de la Iglesia” (S. Cipriano, S. Juan Crisóstomo, S. Ambrosio, S. Agustín, etc.) intentaron conciliar el mensaje cristiano con su formación platónica, echando las bases de lo que hoy conocemos como doctrina cristiana. 2.- La antropología de San Agustín y Santo Tomás. La síntesis teológica de S. Agustín será dominante durante casi toda la Edad Media. Como buen neoplatónico, S. Agustín...
tracking img