Sarmiento y el estado (su construcción)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9363 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
SARMIENTO: “UN CONSTRUCTOR DEL ESTADO NACIONAL ARGENTINO”.
Domingo Faustino Sarmiento nació y se crio entre los restos confusos del virreinato del Rio de la Plata, en una provincia alejada, San Juan, donde no existía el sentido de Nación ni de Estado Nacional, y sometida a la influencia y gobierno de la Capitanía General de Chile durante largo tiempo. Sin embargo, dentro de esa diversa ycompleja situación dio comienzo la germinación del nuevo Estado argentino, como una novedad más bien por las circunstancias, que por un nuevo Estado heredero del anterior Estado Colonial.

La vida de Sarmiento estuvo marcada por una profunda tenacidad y en una labor constante en la persecución de sus ideales. Desde su juventud hasta su adultez sufrió el amargo sabor del exilio, reiteradas veces enChile. Por lo tanto para rastrear el aspecto que retrata a Sarmiento como un constructor del Estado Nacional hay que comenzar por su formación en su temprana juventud para poder apreciar qué calidad de ideas impulsó su vida, para terminar como un Hombre de Estado al mando de un Estado en construcción.



Su formación Ideológica:

El regreso de Sarmiento a San Juan en el año 1836, fue decisivopara su formación intelectual. Coincidió con la presencia de jóvenes que venían de graduarse en la Universidad de Buenos Aires, como Manuel Quiroga Rosas, Antonino Aberastain y Dionisio Rodriguez. El primero de los nombrados traía una selecta biblioteca, en la que se encontraban obras de los autores modernos, representativos del romanticismo literario y el liberalismo político y que tanto habíanimpactado a la juventud letrada de todo nuestro continente.

Al referirse a la biblioteca de Quiroga Rosas, Sarmiento enumera algunos agregando: “… y otros cien nombres ignorados para mi…”, destacando en literatura a Villemain y Schlegel; en filosofía e historia a Joufroy, Lerminier, Guizot, Cousin; en “democracia” a Tocqueville y Pedro Leroux. Como síntesis de todas las doctrinas, cita la RevistaEnciclopédica y también a Carlos Didier; también conoció a Hugo, Dumas, Lamartine, Chateaubriand, Thiers, Guizot, Rousseau, y Montesquieu.

La figura de Alberdi había comenzado a destacarse entre los jóvenes de Buenos Aires y ya su nombre había trascendido a las provincias, Sarmiento, escondido bajo el pseudónimo de García Román decide enviarle su trabajo con carta fechada el 1° de enero de1838, la que fue contestada por aquél, habiéndose perdido el texto. Sin embargo, le vuelve a escribir el 6 de julio del mismo año. Lo importante de esto, es la información que Alberdi le hace llegar con respecto a las tareas ideológico-políticas en que se encuentra empeñado, pues ello se deduce de la segunda carta cuando le expresa:

“En cuanto a la gloriosa tarea que se proponen los jóvenes deese país y que Ud. me indica, de dar una marcha peculiar y nacional a nuestra literatura, lo creo indispensable, necesario y posible, Si pudieran valer en ésta los pequeños esfuerzos de un número reducido de amigos, amantes de la civilización, contribuiríamos de todo nuestro corazón a tan plausible objeto; por ahora puede contar Ud. con mi decisión. Cuando como yo, no ha podido un joven recibir unaeducación regular y sistematizada, cuando se han bebido ciertas doctrinas a que uno se adhiere por creerlas incontestables, cuando se ha tenido desde muy temprano el penoso trabajo de discernir, de escoger por decirlo así, los principios que debían formar su educación, se adquiere una especie de independencia, de insubordinación que hace que no respetemos mucho lo que la preocupación y el tiempohan sancionado, y este libertinaje literario que en mi existe, me ha hecho abrazar con ardor las ideas que se apuntaron en algunos discursos del salón literario de esa capital”.

Ricardo Rojas diría que “la carta de Alberdi sugiere que ella produjo el contacto entre la nueva escuela y Sarmiento, a quien encendió de romanticismo americano. A partir de ese momento la vocación del sanjuanino...
tracking img