Saul

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (833 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Si la letra con sangre entra, el país ha de estar leyendo mucho", reza uno de los perspicaces anuncios amarillos de la librería Gandhi. Aunque fue el último de esta larga serie de ingeniosos guiñosque durante años Gandhi ha sembrado en espectaculares en varias ciudades de México, el de la letra con sangre entra ha sido el más polémico. Generó furiosas críticas de indignados mexicanos a los queles pareció una falta de respeto para las víctimas de la guerra de Calderón. Como si los libros o el sentido del humor tuvieran algo que ver con las trastadas de García Luna y la bestialidad de losnarcos. El argumento de "la falta de respeto" es tan absurdo, que parece un mero pretexto para encararla en contra de un villano mayor: los libros.

Me sospecho que desde hace tiempo los anuncios de lalibrería Gandhi irritaban a un sector conservador de la sociedad; para los puritanos los libros han sido siempre un instrumento inquietante para la juventud, utensilios portadores de ideas exóticas,potencialmente soliviantadoras. Para la intolerancia no hay mayor incomodidad que la sensación de que las ideas peligrosas se infiltren a escondidas, fuera de la supervisión del controlador. Eso y,claro, el desprecio hacia la lectura.

En mi infancia descubrí que el mejor alivio para la soledad era la compañía de un libro. Hasta la fecha tan pronto me encuentro solo, siento el impulso deponerme a leer aprovechando la impunidad. Me explico. Durante mi preadolescencia siempre que mi padre me encontraba tumbado leyendo algún Robinson Crusoe o un Miguel Strogoff , invariablemente espetaba un"ponte a hacer algo útil". No había excusa de "ya hice la tarea" que valiera. Para algunos la lectura es una actividad asociada con la holgazanería. Esos mismos padres que veían en hijos lectoresinclinaciones parasitarias, no tuvieron luego empacho alguno en conectar a la nana-televisión a las siguientes generaciones. Ya lo dice un anuncio de Gandhi, casualmente: "Cuatro horas diarias de...
tracking img