Sebeok, thomas a.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1960 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Thomas A. Sebeok, nacido en 1920 en Budapest y emigrado a los Estados Unidos en 1936, ha sido probablemente quien más ha trabajado en los Estados Unidos por el establecimiento de la Semiótica como disciplina académica. En este reciente libro aspira a "esbozar a grandes trazos la historia de la semiótica y con precaución a extrapolar quizá de lo conocido a lo desconocido" (p. 5). Del pasadodestaca con claridad las figuras señeras de Peirce, Morris y Jakobson —estos dos últimos, sus maestros—; del presente aborda Sebeok con maestría el acabamiento del conductismo, del psicoanálisis y del marxismo, la conexión de la semiótica con la ciencia cognitiva, la biología y las demás ciencias, y realiza con magistral sencillez una valoración de las diversas áreas especializadas de la semiótica,dando noticia sopesada de más de quinientos títulos de bibliografía norteamericana reciente y relevante; en cuanto al futuro, Sebeok considera que "la misión primordial de la semiótica es y será la de mediar entre realidad e ilusión, penetrar la ilusión tras realidad —son universos complementarios de signos— para descomponerla, desmitificarla y, detrás de ella, descubrir todavía otra realidad, de unatextura más intensa incluso" (p. 118).
Un peculiar atractivo de esta obra es su carácter de memorias, que lleva al autor a acumular anécdotas, asociar ideas e incidentes, lo que la constituye en una interesante crónica de la semiótica académica norteamericana por parte de un testigo de primera fila. Al recensor le ha impresionado el vivo recuerdo personal de Jacques Maritain, que concluye con laafirmación del valor de esa tradición: "La rica veta de los dominicos en Semiótica —que va desde Tomás de Aquino, con su triple énfasis en los modi significandi, las suppositiones y su abundante uso de conceptos semióticos, hasta la vasta elaboración y consolidación de éstos por parte de Poinsot, y hacia delante en el Nuevo Mundo a través de Maritain hasta John Deely y otros pocos— ha sidoinsuficientemente trabajada por la comunidad semiótica general tanto aquí como en Europa. Este filón de oro puro está lejos de agotarse. Ahora que soy un septuagenario, pienso que ojalá hubiera comprendido antes y mejor el credo de Maritain, pues he llegado al convencimiento de que la tradición en la que trabajó armoniza y se enriquece mutuamente con la que he denominado en otro lugar la ‘majortradition’ en los estudios semióticos" (p. 42).
Nos cuenta Umberto Eco que, en 1984, el gobierno de los Estados Unidos (Office of Nuclear Waste Isolation) se encontró con un problema añadido al construir un vertedero nuclear: la vida activa de los residuos era de diez mil años. ¿Cómo señalizar de forma duradera y efectiva algo que escapaba a cualquier previsión? Durante el tiempo de radioactividad podíandesaparecer las sociedades y culturas existentes y ser sustituidas por otras que no comprendieran el significado de las señales de aviso. El gobierno encargó al investigador semiótico Thomas A. Sebeok la resolución de este problema. Se estudiaron todo tipo de señalizaciones, pero ninguna garantizaba la duración necesaria. La propuesta final de Sebeok fue la siguiente:
instituir una especie decasta sacerdotal, formada por científicos nucleares, antropólogos, lingüistas y psicólogos, que se perpetuara a través de los siglos por cooptación y mantuviera viva la conciencia del peligro, creando mitos, leyendas y supersticiones. Con el tiempo, éstos se verían obligados a transmitir algo cuyo conocimiento exacto habrían perdido, de modo que en el futuro, incluso en una sociedad humana que hubieraregresado al estado de barbarie, pudieran sobrevivir oscuramente tabúes imprecisos, pero eficaces.
(U. Eco, La búsqueda de la lengua perfecta, Madrid, Grijalbo-Mondadori, 1996, p. 152)
Eco no nos cuenta lo que el gobierno de los Estados Unidos decidió hacer con la propuesta, pero el hecho nos dice mucho sobre la forma de pensar de Sebeok.
Signos: una introducción a la semiótica es lo que...
tracking img