Sectas secretas y socialismo utopico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3097 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lunes 5 de mayo de 2008
SECTAS SECRETAS Y SOCIALISMO UTOPICO

La idea de la reencarnación es relativamente nueva; ninguna doctrina tradicional, ni en su esoterismo, ni en su exoterismo admitió que el alma pasara de un cuerpo a otro, a través de una cadena de existencias sin fin. (1) ?De donde nos llegaron pues las tesis reencarnacionistas?

René Guenon en su estudio sobre el teosofismoinvestigó el origen del mito reencarnacionista. Sus pesquisas le llevaron a establecer que la idea tomó cuerpo entre 1830 y 1848 en los ambientes socialistas franceses. Antes, en la segunda mitad del siglo XVIII, solo Teófilo Lessing, había formulado ideas reencarnacionistas, pero no puede afirmarse que los socialistas utópicos las tomaran de él.

A través de la reencarnación, Fourier y Leroux -dosexponentes del socialismo utópico del siglo XIX- querían explicar el origen de las desigualdades sociales como premios o castigos en existencias vividas anteriormente.

En sectores del anarquismo, en buena parte de la escuela socialista utópica, y del socialismo fabiano, incluso en el entorno de Carlos Marx (campeón del socialismo "científico"), pueden individualizarse interrelaciones con sectasocultistas y sociedades secretas. Vale la pena ver como los paradigmas de racionalidad extrema, se interfieren con los de la irracionalidad más absoluta.

SAINT-SIMON, FOURIER, LEROUX, OCULTISMO Y SOCIALISMO UTOPICO

El llamado "socialismo utópico" nació al acallarse el sonido de las guillotinas de la revolución francesa. Fue un producto del impacto del industrialismo, las ideas progresistasdel Enciclopedismo y las enseñanzas impartidas en ciertas sectas (masónicas, martinistas e iluministas). Estos primitivos socialistas quieren llevar a la práctica las ideas de la revolución francesa, y para ello, unos, no dudaron en fraguar siniestras conspiraciones, mientras que otros pusieron en práctica sus fantasías y varios de ellos llegaron incluso al asesinato político. Y todo ello, teniendocomo epicentro el país de la razón...

Del Conde de Saint-Simon se dijo simplemente que estaba loco. En un reciente artículo, el psicólogo Georges Dumas argumentó que su particular estado mental se debía a "accidentes nerviosos imputables a la psicología un poco especial de los fundadores de religiones". Saint-Simon, más que creador de una ideología política, es el fundador de una sectamística, socialista, como hoy no podemos concebirla, pero religiosa, al fin y al cabo.

Decía ser descendiente de Carlomagno y fue el rey de los francos quien se le apareció en un sueño -mientras esperaba ser guillotinado en el período del "terror jacobino"- llamándole por el camino de la política y la filosofía. Indultado, se aprestó a la tarea.

Pocos personajes del siglo XIX han sido tananticatólicos como Saint-Simon; se negó a recibir la primera comunión y mordió al cura que intentaba dársela. Mas tarde manifestó su interés en quemar Notre Dame de París utilizando billetes sin valor emitidos por la Convención. Odiaba en especial la figura del sacerdote católico y proponía colocar en la cúspide de la pirámide social al científico. Estos debían ejercer el poder espiritual. En cuanto al restode la población -salvo literatos y artistas que ocuparían el papel de la nobleza y el clero del antiguo régimen- su destino era el trabajo. Todo lo anterior que tendía a destruir el sistema feudal y de castas no era óbice para que Saint Simon fuera un ferviente admirador de la Edad Media; recomendaba -y esto, como en muchas cosas, es un adelantado a su tiempo- la unidad europea justificándola enel ecumenismo medieval.

En Saint-Simon se encuentran todos los rasgos que se repetirán en el resto de los socialists utópicos; sus teorías serán completadas por Fourier, quien, además, intentará llevarlas a la práctica. Fourier había vivido en Lyon, capital, en ese tiempo, del ocultismo europeo; colaboró con los iluministas en la edición del "Bulletin de Lyon", a través de sus discípulos...
tracking img