Seguiremos con la agenda 21 o habrá que inventar las agendas 22

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3910 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUARTO ENCUENTRO INTERNACIONAL SOBRE

Desarrollo Local en un Mundo Global
4 al 22 de diciembre de 2007

PONENCIA ¿SEGUIREMOS CON LAS AGENDAS 21 O HABRÁ QUE INVENTAR LAS AGENDAS 22? Josep Antequera anteq@telefonica.net CST - Centre per a la Sostenibilitat Territorial www.centresostenibilitat.cat

Resumen: En este artículo me alejo algo de las publicaciones científicas tradicionales (en labibliografía pueden acceder a artículos propios más rigurosos sobre el tema de las agendas 21), y desarrollo un análisis reflexivo sobre los elementos claves que nos impiden acceder a un desarrollo social sostenible y planteo una visión “literaria” de cómo podría funcionar una comunidad sostenible, que en el fondo es lo que las agendas 21 quisieron conseguir pero no pudieron, por eso el título deeste artículo.

1. El panorama global Estamos en una época en que se asume globalmente y socialmente la diferencia de clases. La defensa de la propiedad privada es uno de los acuerdos que mantiene el orden mundial y provoca también sus desórdenes. El papel del Estado como ente regulador entre los beneficios personales y los beneficios sociales, navega entre diversas aguas estancadas: la liberalmercantilista por un lado (el mercado manda y regula: o sea mandan los que disponen de más capital económico) y la social-democracia (algunos de los beneficios de lo ricos y los impuestos de todos, se re-distribuyen en forma de políticas sociales). Y entre esos estrechos márgenes se mueve la nave de los países desarrollados y de los países en desarrollo que no perturban dicho orden. Actualmenteestán apareciendo regímenes, en los que el Estado, recuperado por algún partido político denominado “revolucionario”, trasciende este concepto y desarrolla políticas para “nacionalizar” algunos de los recursos capitales para el país (Venezuela, Bolivia,…), pero no dejan de ser pequeñas excepciones aún.

Este culto a la propiedad dirige el mundo y promueve las políticas de Estados y empresas. Y trasla revolución tecnológica y la globalización, favorecida por la disponibilidad de recursos y los sistemas de transporte y comunicaciones mundiales, la sociedad de hoy se extiende por todos los países; y los recursos pasan del lugar de producción al lugar de consumo, cargando con un rédito energético potente que a veces supone miles de kilómetros de distancia recorrida y la puesta enfuncionamiento de grandes cantidades de materiales y de deshechos (ver bibliografía 15). Y en esa fiebre productiva la cultura promovida por las grandes empresas de comunicación, nos construyen los modelos a seguir, basados en que la felicidad se logra “teniendo mucho” y alcanzando un puesto social de relieve. Los líderes de opinión (jet-set mediática), con el auspicio de las grandes marcas industriales, nosdefinen “perfiles estéticos y vitales” a su semejanza y beneficio, y los que no logran ponerse a ese nivel se sumen a veces en frustraciones personales que menoscaban la salud psíquica y/o física, sobre todo en la población joven. Muchos para lograrlo se hipotecan de por vida. Y en ese mundo globalizado, lo local se uniformiza cada vez mas, las culturas se diluyen en esas grandes mareas mediáticasdel modelo “beautiful y fashion” y de los “triunfadores del sistema”, y las identidades culturales se esconden, bajo prendas de marcas internacionales de moda o en otros casos bajo ropas baratas confeccionadas en países del tercer mundo con mano de obra casi esclavizada y compradas en mercadillos locales. La gran marea global pisa el suelo local y genera acuerdos globales de “modus vivendis” porlos que debemos pasar todos para ser políticamente correctos. Pero la diversidad existe y “nada es gratis”, ya que el modelo impuesto pasa factura y actualmente esa factura es de alcance planetario: cambio climático. La finitud de los recursos saca la cabeza en medio de esa marea de ampulosidad y grita su agonía, los desequilibrios que generamos organizan tornados y desastres naturales, en los...
tracking img