Seguridad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3270 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El lugar de encuentro de los Católicos en la red www.es.catholic.net

Capítulo Primero: Fuentes de Santidad
Autor: P Antonio Rivero, LC

INTRODUCCIÓN Si Dios es tres veces santo y es la santidad misma, es Él la fuente de la santidad. A Él tenemos que acudir para saciar nuestra sed de santidad. Es Él quien nos hará santos. Pero requiere nuestra pequeña colaboración: el ir a Él, el ir a esaFuente, pues nunca me obligará. I.LA DEVOCIÓN AL CREADOR La contemplación del mundo creado es el fundamento de la religiosidad del hombre (Rm 1, 20; Salmo 18, 2-7; Sab 13, 1.9; Hch 14, 15-17). La creación nos muestra una variedad casi infinita de seres creados; desde el virus que se mide en milimicras, hasta la ballena de treinta metros; desde la fascinante concha nacarada hasta las alucinantesmagnitudes de las galaxias que distan de nosotros millones de años-luz. La inmensidad de la creación es un reflejo formidable de la infinitud del Creador. Nos pone enigmas insolubles: ¿Dónde tiene su origen el milagro de la vida? ¿Cómo explicar la perfección y complejidad de sus delicadas funciones? ¿Cómo explicar esos vuelos migratorios de cinco mil kilómetros, de día , de noche, con tormentas, conrumbos infalibles? ¿El vuelo de los murciélagos en la noche? (Leer Job 38, 1-41). ¿Y el hombre? Ante esto, el hombre no puede menos de enmudecer, doblegándose en la adoración. La pregunta ante este admirable espectáculo de la creación es ésta: ¿Qué tiene que ver la creación con mi santificación? Dios me puso todo para que llegue a Él, fuente de la santidad. Me creó para llegar a Él, que es mi fin.Me dotó con todo para el camino: inteligencia y voluntad libre, gracias a estas capacidades puedo conocer sus signos y alabarle y admirar su poder. El llegar o no llegar es cuestión mía. San Agustín nos dice que toda la creación canta la presencia de Dios: “Él nos hizo...somos hechura de Dios” (Confesiones 10. 6). San Francisco de Asís descubría al Autor de la creación en todo. Por eso, caminabacon reverencia sobre las piedras, abrazaba con indecible devoción todo...agua, sol, campos, animales. II.LA CONFIANZA EN LA PROVIDENCIA La Providencia de Dios es el cuidado, el gobierno de Dios sobre el mundo, la ejecución aquí y ahora de su plan eterno. Todo cuanto sucede es providencial. Este gobierno lo lleva a cabo mediante las leyes físicas en las cosas inanimadas, y mediante las leyes moralesen el hombre. El plan que ha puesto en mí Dios es ser santo. Quizá los caminos por donde Él me lleva para ser santo no me gusten o no los entienda. Por ejemplo, la Biblia nos narra el ejemplo de José vendido por sus hermanos: “No sois vosotros los que me habéis traído aquí; es Dios quien me trajo y me ha puesto al frente de toda la tierra de Egipto” (Génesis 45, 8; 39, 1 ss). Recordemos latrayectoria de Jesús. Esta Providencia divina tropieza ante el problema del mal: ¿Por qué?, y ante el pecado de los hombres. Respondemos: todo lo que sucede es voluntad de Dios, positiva o permisiva. San Agustín dice: “El pintor sabe dónde poner el color negro para que salga un hermoso cuadro; y, ¿no sabrá Dios dónde poner al pecador para que haya orden en el mundo?”. ¿Qué tiene que ver la Providenciade Dios con la obra de mi santificación? Abandonándome a las manos de Dios
© 2007 Catholic.net Inc. - Todos los derechos reservados Página 1/5

El lugar de encuentro de los Católicos en la red www.es.catholic.net

llegaré a la santidad. Y esto me dará serenidad y fortaleza. III.JESUCRISTO Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Nos ha dado su Iglesia, su vida, su sangre, su doctrina. Él llega aser modelo para mí. Mis deberes: conocerlo, amarlo, imitarlo, transmitirlo. Este tema será desarrollado ampliamente en la materia del Catecismo de la Iglesia católica. IV.EL ESPÍRITU SANTO Es el Autor, Escultor, Artífice de la santidad. Vive en mi alma, para deificarme, espiritualizarme. Nos mueve internamente a toda obra buena (Rm 8, 14; 1 Cor 12, 6). Nos purifica del pecado (Mt 3, 11; Jn 3,...
tracking img