Semana de la pasión

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2291 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
7
La última semana del ministerio de Jesús

1. La unción recibida en Betania (Mateo 26.6– 13; Marcos 14.1–11; Juan 12.1–8). Jesús había llegado a Betania el viernes por la noche. Debió haber sido el centro de interés de la multitud de peregrinos que se dirigían a la Pascua. Mientras éstos pasaban para alojarse con sus amigos en la ciudad, o para acampar sobre las faldas del monte de losOlivos, y en el valle de Cedrón, Jesús buscó el bien conocido hogar de Betania. Siempre era un huésped bienvenido, pero ahora lo era tres veces más. El día de reposo habría de pasarlo descansando; pero esa noche se daba una cena en su honor, en la casa de Simón el leproso. María, Marta y Lázaro estaban presentes, regocijándose por la vida que se le había restaurado a uno de ellos, por la renovadacomunión de unos con otros, y en la presencia de aquel a quien le debían tanto. Pero había alguien cuya gratitud no podía ser expresada de forma ruda ni común. Estaba con su mirada fija en el rostro del Señor, escuchando sus palabras llenas de gracia, cuando no lo pudo resistir más, se levantó, y, trayendo un frasco de alabastro, que contenía un costoso perfume, lo derramó primero sobre la cabeza de él,y luego sobre sus pies, en el momento que él se reclinaba a la mesa. Hubo algunos de alma insensible entonces, como los hay hoy, los cuales criticaron el “desperdicio”; pero para Jesús el amor que la motivó era de un valor sin precio. “Dejadla;… Ésta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura”. 1 2. Domingo: La entrada triunfal (Mateo 21.1–17). Durante lasemana de la Pascua, Jerusalén
1 Marcos 14.6–8. Esta unción no debe confundirse con la que se encuentra en Lucas 7. Aquélla fue anterior; ésta, fue posterior, en el ministerio de Jesús; aquélla fue en la casa de Simón el fariseo; ésta, en la casa de Simón el leproso; aquélla, por una mujer regenerada; ésta, por el alma espiritual de María; en aquélla, Simón, halló falta por el carácter de la mujer;en ésta, Judas halla falta por el desperdicio.

estaba atestada de extranjeros provenientes de todas partes de Palestina y del imperio, muchos de los cuales habían oído a Jesús, y muchos más que habían oído hablar de él. El efecto del ministerio en Perea y la resurrección de Lázaro fue que se encendió nuevamente la llama de la popularidad por un lado, y los fuegos del odio por el otro. El finalse ha acercado; Jesús, por lo tanto, ya no rehuye al inevitable conflicto; sino que cede a la demostración, en público, de su condición de Mesías. Pero insinúa la naturaleza de su reino, eligiendo un pollino, el símbolo de la paz, en lugar de un caballo, el símbolo de la guerra. Cuando llegó a la cumbre del Monte de los Olivos, las multitudes provenientes de la ciudad se toparon con las quevenían con él de Betania; y, con gritos, y hosanas, y triunfales demostraciones, es introducido a Jerusalén. La ciudad completa estaba en conmoción, pero las emociones estaban en conflicto. Fue una demostración propia de provincianos; pues Jerusalén, sobre la cual él había llorado cuando ésta saltó a la vista desde los Olivos, se mantenía fríamente distante o abiertamente crítica. Uno no puede evitarhacerse la pregunta, ¿Y qué si ella hubiese aceptado a su Señor también? No podemos responder. Sólo podemos saber que el rechazo fue final. Los entusiasmados discípulos estaban, sin duda, decepcionados; Jesús no siguió la demostración mesiánica, como ellos lo habían esperado; simplemente explorando todo en el templo, regresó a pasar la noche en Betania. 3. Lunes: la higuera estéril; la segundapurificación del templo (Mateo 21.12–13, 18–19; Marcos 11.12–18). Cuando se dirigía a la ciudad por la mañana, Jesús obró un acto que fue un milagro y una parábola a la vez. La higuera estéril, por su inusual follaje, se enorgullecía de su inusual abundancia de fruto. Con una palabra de Jesús se marchitó: un emblema apropiado de la falsa ciudad y nación, o de la falsa vida, de los que están...
tracking img