Servicio al cliente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2457 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

Sistemas de entrenamiento en la empresa

Uno de los problemas clásicos en el mundo de la empresa es el de la preparación y formación de su personal, para las tareas que han de desarrollar en sus puestos de trabajo. No se trata sólo de la formación. Ésta, en muchas ocasiones, ya la tiene el empleado antes de entrar en la empresa, bien sea por estudios cursados o por experiencia profesionalen otra empresa. Se trata de su conocimiento y de su adecuación para las tareas que ha de desarrollar. Es evidente que deberemos distinguir entre distintos niveles y clases de trabajos: • • • • • Trabajo en puestos de dirección Trabajo de mandos intermedios Trabajos de empleados en tareas administrativas Trabajos en tares comerciales Trabajos de empleados en tareas manuales

Esta divisiónpodría irse desglosando en subniveles, hasta alcanzar un alto grado de detalle y una casuísitica total. Pero ese no es el camino que queremos seguir ahora. Cuando un empleado nuevo llega a una empresa o pasa, en empresas medianas y grandes, de una sección o departamento a otro, se plantea cómo afrontar su preparación. En muchas ocasiones, sencillamente, no se hace nada. Se deja al nuevo empleado a susuerte o a sus propias iniciativas. En otras, se le pone temporalmente al lado de su antecesor en el puesto, del que se va, para que éste le informe suficientemente. Y, en otros casos, se planifica un proceso de entrenamiento. Antes de pasar a hablar de posibles sistemas de entrenamiento, no me resisto a volcar mi propia experiencia personal en el mundo de la empresa, sobre este asunto. Creo quenos resultará suficientemente ilustrativo para lo que luego sigue. Al empezar mi carrera profesional, fui a parar a una de las mayores empresas privadas del país, sino la mayor por el número de empleados que tenía, en unas de sus oficinas en Madrid. Era mi primer empleo y un día, lleno de la mayor ilusión, me incorporaba a un departamento técnico. Concretamente de lo que podríamos llamar deingeniería. Me recibió el jefe de la sección, me asignaron una mesa, me dieron papel lápiz y una regla, así como un pequeño libro de la compañía con normas de los cálculos técnicos que allí se hacían… y a los pocos minutos me dejaron solo. Durante dos o tres días no hice más que leer y releer el libro y matar las largas horas, en medio de una amplia oficina en la que estábamos unas cien personas.Documento descargado de www.navactiva.com

2

Me aburrí hasta la exageración y miraba el reloj para ver cuando se acaba el tormento. Nadie parecía ocuparse de mí. Al cabo de varios días, me pusieron al lado de un compañero veterano para que fuese con él a ver como hacia su trabajo, el cual se desarrollaba, parte en la oficina y parte en la calle. Y, así, viendo como hacía las cosas y con unascuantas preguntas pasé a estar en condiciones de que me asignaran mi proyecto técnico y comencé, realmente, a trabajar. Me tuve que hacer a mi propio estilo, absolutamente libre de toda norma, salvo los planteamientos básicos de la forma de trabajar en esa compañía. El encaje con los compañeros fue al hilo de la proximidad de las mesas, de la mayor o menor simpatía de unos y otros… y del cafécon churros de las diez de la mañana o la cerveza y los boquerones de la una… Más adelante, cambié de empresa y pasé al mundo de los astilleros en la costa norte de mi país. Otra gran compañía con miles de trabajadores y en la frontera entre lo privado y lo estatal. Dejando al margen los avatares personales, que no vienen al caso, fui elegido para llevar la jefatura de un importante departamento,de índole técnica. La plantilla de trabajadores del mismo era de varios cientos. A mis espaldas llevaba, tan solo, con muy pocos años de edad, mi carrera y un año escaso de experiencia laboral. Me avalaban los test y las pruebas de selección efectuadas. Llegué a mi nuevo puesto de trabajo, me presentaron al jefe al que debía de sustituir, que se jubilaba al día siguiente. Y me dejaron, tras las...
tracking img