Sexualidad una nueva perspectiva

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 212 (52848 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
2

Ante ti dispones de las palabras que muchos de nosotros tuvimos la oportunidad de escuchar de labios de Marcel Fernández, son el fruto de largas horas de reflexión en profundidad. Pocas veces, como la presente, es posible disponer de ideas no solo sabias sino también frescas y estimulantes, que a buen seguro han de incitar no únicamente la curiosidad y la admiración, sino sobre todo aguzarla inteligencia y estimular el pensamiento y poner en cuestión nuestros estereotipos sobre la Biblia y la sexualidad. Y además los autores del informe Laycon, Luís y Anne Nunes, nos aportaron numerosos elementos para la discusión y reflexión sobre el estado actual de los jóvenes y su relación con la iglesia. Un tema que a buen seguro los investigadores adventistas irán ocupándose en los próximosaños. Pero en Europa el informe Laycon es pionero y nosotros ya conocimos sus resultados, conclusiones y/o propuestas. Y en la certeza absoluta que has de disfrutar con su lectura depositamos en tus manos el presente escrito que es la transcripción de las charlas dictadas por Marcel Fernández y Luís y Anne Nunes en la Convención de AEGUAE de 1996 en Baños de Montemayor. Los editores.

3 SUMARIO
1. La sexualidad en los orígenes. M. Fernandez ………………………………………... 2. El sexo en las culturas bíblicas y a través de la historia. M. Fernandez …………… 3. Amar verdaderamente. M. Fernandez ………………………………………………..… 4. Reflexiones en torno a la Iglesia Adventista y la sexualidad. M. Fernández ……..… 5. Informe Laycon I. L. y A. Nunes ……………………………………….………………… 6. Informe Laycon II. L. y A. Nunes…..………………………………….…………….…… 7. Informe Laycon III. L. y A. Nunes …..…………………………..…….…………….…… 8. Panel …………………………………..…………………………..…….…………….……

5 15 26 36 46 51 59 66

4

1ª PONENCIA

LA SEXUALIDAD EN LOS ORÍGENES
Marcel Fernandez

La perspectiva cristiana de la sexualidad naturalmente se enraíza en el mensaje bíblico. Y conocéis todos el texto que dice: «Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, pararedargüir, para corregir, para instruir en justicia.» (2 Timoteo 3: 16). Daos cuenta que el texto bíblico indica que la inspiración bíblica tiende a una inspiración de tipo práctico. Tiende a nuestra instrucción en la justicia. En la Biblia la justicia representa la capacidad de amar, la capacidad de amar a Dios con todo nuestro corazón, desde el fondo de nuestra alma, pensamiento, fuerza y anuestro prójimo como a nosotros mismos. Y la teología que anuncia el mensaje del evangelio siendo el mensaje de la justificación por la fe, es aquella que consiste en decir que el hombre es capaz de amar, puede ser capaz de amar y también amar, por supuesto, en el ámbito de la relación sexual. Sabéis que el pecado no es sino una ruptura del agápē, es decir, del amor de Dios y esta ruptura haentrañado una privación, una separación del amor de Dios. «Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3: 23). Esta gloria de Dios es el amor incondicional, lo que indica que en esta nuestra naturaleza pecadora nosotros somos incapaces de amar. Nuestro amor es posesivo, exclusivo, manipulador, busca el placer, es un amor de una manera que genera chantaje y esto tiene sureflejo en las relaciones sexuales de la pareja. De modo que Dios a través de su mensaje pretende santificar nuestra vida, darle una capacidad incondicional de amar al otro. Pablo dice que «cada uno… ame… a su mujer como a sí mismo»; reemplaza la palabra ‘prójimo’ por ‘mujer’. El evangelio dice: amar al prójimo como a uno mismo; sin embargo Pablo dice que «cada uno de vosotros ame también a su mujercomo a sí mismo» (Efesios 5: 33). Es decir, que el evangelio debe de ser vivido en la pareja. De modo que para comprender bien la perspectiva bíblica de la sexualidad hemos de comprender que ya en Adán y en Edén ya hemos caído de esta gloria de Dios. El apóstol Pedro va a decir: «Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir» (1 Pedro 1: 18). Daros cuenta...
tracking img