Shakespeare y el teatro isabelino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1192 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Felipe Groisman
Literatura en Lengua Extranjera II
Teatro isabelino: “Hamlet, príncipe de Dinamarca”

Si bien entendemos al Renacimiento como un fenómeno propio de Europa, gestado en la mal llamada Baja Edad Media, es de cabal importancia comprender que repartió su influjo, como es natural, de manera irregular. Es decir, no podemos comprender cabalmente la gestación del movimientorenacentista si no se hace en el contexto político, geográfico y cultural en que se desarrolla.
Así, en Roma el crecimiento de una nueva clase social adinerada, la burguesía, trajo consigo un acentuado individualismo que repercutió en todos los órdenes. El mundo intuido, deja su preponderancia y hace lugar también al mundo sensible, el mundo práctico que encaja con el espíritu de iniciativa y poder que hayen el burgués. No reniega de su idea del trasmundo celestial sino que se ubica a sí mismo en una estructura ordenada en la que ahora hay lugar no sólo para dioses y ángeles sino también para el hombre como entidad separada de aquello y del mundo animal y la naturaleza en general, por la que desarrolla también un interés perdido durante siglos.
Esta revalorización del lugar que ocupa el hombreen el universo encuentra un espejo en la Antigüedad clásica. El hombre del Renacimiento tiene un interés muy especial por los clásicos, en especial los griegos, dado su profundo interés humano. En 1508, se publica en Roma la Poética de Aristóteles, donde describe a posteriori las características del teatro de su época. En Roma es tal el fervor que sienten por aquel que se toma al pie de la letra laobra y se interpreta como una preceptiva, como una normativa a seguir para respetar las formas. Aquello que Aristóteles sugiere es interpretado como regla inquebrantable.
Pero así como el sol matutino dibuja con las sombras lo que la geografía del lugar le permite, así el espíritu renacentista fue dejando un influjo diferente por donde pasó. En la Inglaterra isabelina hay todavía una fuerteimpronta medieval, una muy fuerte idea del orden como rector universal, contra el caos que acecha. La cosmovisión isabelina tenía tres concepciones del universo similares, donde el orden resulta el rector de todo: el mundo como una cadena, donde de romperse un eslabón cundiría el caos, el mundo como una serie de planos correspondientes, desde el plano divino, el real, el del hombre y el de la creacióninferior, y el mundo como música celestial donde de perderse la armonía, se estaría sumido en el caos.
“Quitad la jerarquía, desafinad esa sola cuerda y escuchad la disonancia que sigue. Todas las cosas van a encontrarse para combatirse; las aguas contenidas elevarían sus senos más alto que sus márgenes y harían un vasto pantano de todo este sólido globo; la violencia se convertiría en ama dela debilidad, y el hijo brutal golpearía a su padre a muerte. Cuando la jerarquía está ahogada, ha ahí el caos que sigue a su ahogo”.
Precisamente, esta idea del orden cósmico que se refleja en el orden del mundo sensible no escapa a Shakespeare. En Hamlet, el magnicidio configura una ruptura del orden natural, dado que el orden representa jerarquías que no han de trastocarse si quiereconservarse la armonía. La muerte del rey a manos de su propio hermano, movido por un espíritu maquiavélico que es arquetipo de la ruptura del orden necesariamente traerá consecuencias que se preanuncian en la obra con señales cósmicas. Como Horacio, después de ver a La Sombra por vez primera considera que la aparición:
“en mi torpe y simple opinión, alguna extraña erupción anuncia a nuestro Estado”.Aquella jerarquía trastocada debe volver al equilibrio. La Sombra, ya perteneciente al trasmundo, transgrede ese límite y se encuentra con Hamlet, a quien ordena restablecer el orden. Y es que debe transgredirlo porque la muerte del rey se cree de origen natural. Es entonces cuando Hamlet conoce su deber, el de ajusticiar al asesino del orden en el reino danés. Puede verse la influencia de Séneca...
tracking img