Siglo xxi

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 31 (7563 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 14 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El concepto de crisis a comienzos del siglo XXI. Pensar la decadencia

Autor(es): Beinstein, Jorge
Beinstein, Jorge. Dr. en Economia, profesor en la Facultad de Ciencias Sociales - UBA y autor de numerosos trabajos publicados en el pais y en el exterior.

1. El concepto
 
El concepto de crisis es extremadamente ambiguo: ha tenido múltiples usos, muchas veces contradictorios. A lo largo delsiglo XX ha gozado de períodos de enorme popularidad en contraste con otros donde su existencia futura, como fenómeno social de amplitud y duración significativas, era casi descartada. Así ocurrió hacia finales de la era keynesiana, en los lejanos años de la década de 1960 y aún muy al comienzo de la de 1970.
En esa época el mito del Estado burgués regulador, domesticador de los cicloseconómicos, hacía que un economista prestigioso en esa época como Marchal señalara en 1963 que "en el estado actual de los conocimientos y de las ideas, una crisis prolongada sería imposible" (Marchal J. M, 1963). Mientras que el premio Nobel de economía Paul Samuelson afirmaba, poco antes de la crisis de 1973-74: "El National Bureau of Economics Research ha trabajado tan bien que de hecho ha eliminado unade sus propias tareas principales, a saber: las fluctuaciones cíclicas" agregando que "Gracias al empleo apropiado de políticas monetarias y fiscales, nuestro sistema de economía mixta puede evitar los excesos de los booms y de las depresiones y desarrollar un crecimiento sano y sostenido" (Mandel E., 1978).
Pero antes de la Primera Guerra Mundial, en plena hegemonía del liberalismo y de laideología del progreso (que muchos suponían indefinido), también era subestimada la idea de crisis, arrojada al museo de antigüedades anarquistas y marxistas catastrofistas. Pero el paraíso se derrumbó en 1914.
Y más recientemente, en la década de 1990, sobre todo en el segundo ro, en pleno delirio bursátil, la prosperidad de Estados Unidos solía ser presentada como el modelo del futuro, la matriz deun capitalismo que finalmente había logrado desatar una dinámica de crecimiento imparable durante un larguísimo período. Se nos explicaba que la revolución tecnológica hacía subir los ingresos y en consecuencia la demanda, incitando a más revolución tecnológica, aumentando la productividad laboral y generando nuevos ingresos, etcétera, etcétera. Pero el círculo virtuoso de las tecnologías depunta ocultaba al círculo vicioso de la especulación financiera, que terminó por pudrir completamente a la mega fortaleza del capitalismo global. Ese frenesí neoliberal de los 90 fue bendecido en sus comienzos por personajes como Francis Fukuyama, quien nos informaba que estábamos entrando no sólo en una era sin crisis significativas sino en el mismísimo "fin de la historia" (Fukuyama F., 1990).
Comoes sabido, el origen del concepto de crisis es muy remoto. Si nos restringimos a la historia de Occidente, suele ser situado en la Grecia Antigua: lo empleó Tucídides en La guerra del Peloponeso, para señalar el momento de decisión en la batalla pero también la evolución de la peste en Atenas, atravesando ciertos puntos de inflexión, y por supuesto Hipócrates, anclando el tema en la medicinadonde estuvo instalado con casi exclusividad durante muchos siglos, en los que apareció tímidamente en algunas reflexiones sobre acontecimiento sociales.
Habrá que esperar el ingreso pleno a la modernidad (a partir del siglo XVIII y sobre todo del XIX) para encontrar la expresión en su extensión actual (curiosamente su destino es similar al de los términos progreso y decadencia). Hoy su ubicuidad, suempleo abrumador, lo ha terminado por convertir en una suerte de comodín difícil de encasillar.
Más allá de las utilizaciones individuales o para fenómenos de pequeña dimensión humana (grupales, etc.) y cuando entramos en los grandes procesos sociales, podemos distinguir "crisis" extremadamente breves de otras de larga duración (décadas, siglos). Diferenciamos también las crisis de baja...
tracking img