Significación de la muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2299 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 11 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La muerte, como la vida, sigue siendo un misterio para el hombre. Son como el punto y la línea para la geometría. El cero para la matemática. Axiomas en los que se funda la ciencia, pero que a su vez no tienen fundamento. En el ámbito de la psicología, misterios como la muerte, condensan múltiples sentidos que a lo largo de la historia han ido evolucionando, hasta constituir referentes simbólicosobligados, Que determinan la subjetividad contemporánea.

Desde el punto de vista de la experiencia, mientras vivimos, Percibimos el nacimiento y la muerte de los otros con quienes nos asociamos. De ahí que resulten como tema de la cultura. Nótese que de no ser por la asociación con otros, esos acontecimientos no serían objeto de nuestra experiencia. Pero aún más. Nuestra misma condicióndeterminada por la muerte, está sujeta al hecho de que en tanto sujetos, somos efecto de las conversaciones de los otros que nos preceden y nos suceden.

La vida, cual sea su origen, arrancó abriéndose paso y perdiéndose en la oscura noche de los tiempos. La aparición de la materia viviente hace miles de siglos y su proceso de concreción adquiriendo riqueza y variedad, hasta alcanzar el estado actualcon toda la maravillosa gama de los seres vivientes que nos rodean, es uno de los dos más grandes enigmas que se han apoderado del intelecto humano.

El hombre ha querido condensar en unas cuantas palabras este espectáculo maravilloso que es la vida. Sin embargo, de la célula primitiva a él hay un camino muy dilatado, todo intento de explicarlo es como querer encerrar el océano en un lago.

Elfascinante fenómeno de la vida ofrece muchos atractivos. Recursos significativos que satisfacen los instintos y las emociones de los seres vivos, moviéndolos a sentir un inexorable deseo de conservación. No obstante, este marcado apego a la vida afronta un grave problema trascendental. Debe asistir a un acontecimiento de carácter universal, además de inquietante, aterrador y supuestamentenatural, que representa su aniquilación.

¿Desde cuándo y por qué debe la vida cumplir esta cita ineluctable? ¿Cómo se incorporó tal acontecimiento en tan sublime espectáculo? Tales interrogantes conforman el otro gran enigma que ha ocupado la mente del hombre desde que se supo otro distinto a los demás vivientes. Incuestionablemente ningún verbo ha sido más incierto que el morir. ¡La grandesconocida!, la noche de la vida, como metafóricamente se ha nombrado a la muerte, al igual que la luna, jamás ha dejado ver su cara oculta[1].

La muerte ha reclamado un lugar. Ha estado presente en el transcurso de la vida. Su realidad perturbadora no ha dejado opciones. Hacia ella tiende, asegura la ciencia, toda realidad; las realidades orgánicas y las inorgánicas; el mundo natural y el mundohumano. Su poder reductor y homogeneizador de la energía concierne al universo entero, en el cual la heterogeneidad resulta indispensable[2].

Como neutralización de toda realidad biológica y física, la muerte se presenta como un concepto plural y no unívoco que sólo considera al ser vivo animal o vegetal. Al hablar de muerte se lo hace en varios contextos, aspirando a decir en todos lo mismo: dejarde existir. Sin embargo, aunque toda muerte es un dejar de existir, no todo dejar de existir merece ser llamado muerte; así las realidades inorgánicas cesan, dejan de ser; los organismos vivos a su vez dejan de vivir y dentro de estos los seres humanos además mueren[3].

Sonará pretencioso, pero el concepto morir es característico del hombre. “La especie humana es la única para la que la muerteestá presente toda su vida, la única que acompaña a la muerte de un ritual funerario, la única que cree en la supervivencia o en la resurrección de los muertos”[4]. Es la única consciente de que se va a morir y se angustia ante esta perspectiva final. “Ese pensamiento de que tengo que morirme y el enigma de lo que habrá después, es el latir mismo de mi conciencia”. Afirmaba acertadamente...
tracking img