Sin título

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2471 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
POÉTICAS DEL OCIO CONTRA EL CAPITALISMO
“No es necesario que salgas de casa. Quédate junto a tu mesa y escucha. Ni siquiera escuches, espera. Pero ni siquiera esperes, quédate completamente quieto y sólo. Se te ofrecerá el mundo para desenmascaramiento, no puede hacer otra cosa, extasiado se retorcerá ante ti”.
Franz Kafka (Pecado, sufrimiento y esperanza)
Cuánta congoja agazapada
llevasEusebio
El paisaje moral de tus contemporáneos
te afectó como una lepra blanca
Eres demasiado sensible muchacho
Recógete en los libros
en tu alquimia
en el calor de tu madre
El resto no vale la pena Eusebio
Son fantasmas
Muchedumbres de fantasmas ebrios.
Raúl Gómez Jattin (Consolación)
Apuestas
Hay algo que parece estar claro: el capitalismo es una máquina productora de deseos.Y el deseo desde su propia naturaleza es inalcanzable, se diluye mientras quitamos el empaque del objeto que tanto anhelábamos y que por fin adquirimos tras una suma de esfuerzos, sacrificios y dinero; inmediatamente se desplaza a nuevos horizontes. El deseo entonces engendra y posee otros objetos, sujetos: hologramas. El capitalismo pareciera entonces estar anclado en un margen difícil dederrocar pues no se trata de modelos económicos que puedan modificarse mediante sufragios, revoluciones políticas que implanten modelos comunistas, no puede sustituirse desde un punto de vista vertical, donde una serie de normas y leyes caigan sobre la vida del transeúnte que de golpe tiene que asumir su vida dentro de un modelo que le dirá: “consumir es malo, beneficia el interés de las grandescorporaciones, legitimando y manteniendo políticas de explotación de los países del tercer mundo”. Estas lógicas fallan pues el capitalismo no opera en un nivel molar de la ideología, sino que es una práctica que va directa al cuerpo y la subjetividad del hombre y la mujer que a diario encienden el televisor, abren un periódico, esperan en la parada del autobús, sostienen una conversación con un amigo,un vecino o alguien que recién están comenzando a conocer. El deseo opera casi instintivamente y está en el ambiente se pasea imperceptiblemente por las vitrinas, los stocks, frente al espejo al cual acudimos todas las mañanas. ¿Entonces cómo abandonar este escenario?, al menos, cómo resistir a la puntería de sus golpes.
Este es el nivel en que Foucault se convierte en un instrumento, no paraderrocar tiranías, sino que nos permite deslizarnos entre las márgenes y los intersticios que van quedando en ese edificio que, aunque grande y sólido, está lleno de fisuras. Si bien, Foucault durante su quehacer académico se encargó de presentar cómo el hombre era subjetivado por discursos y poderes que se incrustaban en ciertas instituciones que se modificaban y perfeccionaban históricamente. Ensus últimos años nos ofrece, por decirlo de alguna manera, un compendio de prácticas –o tecnologías- que permiten al sujeto no ser tan vulnerable al ejercicio de ciertos regímenes. Pero estas técnicas propuestas por el pensador francés no son modelos pedagógicos o bienes académicos de consumo: son renuncias, deserciones, sacrificios. Son prácticas que invitan a desaprender modelamientos no sólo delcuerpo, sino mentales. Foucault invita –a partir de volver a la práctica griega de la inquietud de sí- a una dietética que nos permita un autoconocimiento de nuestras potencias y por ende un autogobierno de nuestro cuerpo, nuestros placeres y, por último, nuestro deseo. Por ello, es importante decir en este punto del texto, que el objetivo no es anular el deseo, ya que esto no sólo es imposible,sino que además sería ingenuo. Lo que sí es posible una refundación de éste desde las propias circunstancias que atraviesan a cada sujeto: una reorganización de prioridades y necesidades. No se trata tampoco de volver a una edad de piedra y alejarse del consumo. Pues como se verá más adelante los vicios serán también una alternativa. Por último, no se pretende ser un paria, un nuevo Raskolnikov...
tracking img