Sintesis de la separacion de los amantes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4249 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla

Maestría en Ciencias de la Enfermería

Maestro: José Antonio Escobar Sebilla

Tema: Material para la elaboración del Audiovisual

Guzmán Zavaleta Teresa

Veracruz, Ver a 9 de Enero 2010

Formato para la Síntesis

LA SEPARACIÓN COMO PRECARIEDAD DE LOS INTERCAMBIOS Y COMO DEFENSA

Al fin y al cabo, en las sociedadesburocratizadas y aburguesadas, es adulto quién se conforma con vivir menos para no tener que morir tanto. Empero es el secreto de la juventud es este; vida quiere decir arriesgarse a la muerte; y furia de vivir quiere decir vivir la dificultad.

Edgar Morin, Les Stars, Editions du Seuil, París, S D., 1957, pp.127.

La afirmaciónsegún la cual “morir es una forma de vida y vivir una forma de Muerte” nos parece un simple lugar común. La trivialidad de esta afirmación Esta en su inocuidad, provocada por la represión y la costumbre (evidente en apariencia y no en realidad) y que coloca nuestra razón ante el más grandeescándalo de nuestra existencia. La “evidencia” es en este caso el resultado de un mecanismo de defensa: algo amenazante se racionaliza y lo racionalizado se convierte- sin comprenderse- en un diagnóstico vago sin terapia.

JEAN-Paúl Sartre advirtió agudamente que la muerte en la conciencia humana habitualmente “afecta al otro”; la conciencia no esta en condiciones de elaborarla amenaza personal de la muerte (ahora me toca ami la muerte).majestad muere! ” Esta comunicación no logra sacar al Rey- al hombre- de su buen humor. “Ah si amigo, todos somos mortales”. El humor
del Rey – del hombre- cambia en efecto, cuando el astrólogo le hace comprender que esta ley, válida para todos, hic et nunc lo va afectar a él personalmente Eugene Ionesco, Le roi se meuri,Gallimard París, 1963.

Nuestra actitud ante la muerte, dice Freud “no era sincera. Nos pretendíamos dispuestos a sostener que la muerte era el desenlace natural de toda vida, que cada uno de nosotros era deudor de una muerte a la Naturaleza y debia hallarse preparado a pagar tal deuda y que la muerte era cosa natural, indiscutible e inevitable. Pero, en realidad, solíamos conducirnos como sifuera de otro modo.

Mostramos una patente inclinación a prescindir de la muerte, a eliminarla de la vida. Hemos intentado silenciarla e incluso decimos, con frase proverbial, que pensamos tan poco en una cosa como en la muerte.
Como en nuestra muerte, naturalmente. La muerte propia es, desde luego inimaginable, y cuantas veces lo intentamos podemos observar que continuamos siendo en ello merosespectadores. Así la escuela sicoanalítica ha podido nuestro problema de la separación, porque significa también que nos separamos (de los otros y de nosotros mismos) incesantemente. Poseemos o más bien creemos poseer; pero nuestra posesión se nos escapa de las manos. En el
momento en que poseemos algo, en el que nos apoderamos de algo mediante la simple percepción, en ese mismo instantenuestra relación con lo percibido resulta puesta radicalmente en tela de juicio; en ese instante la libido que posee

Así la escuela sicoanalítica ha podido nuestro problema de la separación, porque significa también que nos separamos (de los otros y de nosotros mismos) incesantemente. Poseemos o más bien creemos poseer; pero nuestra posesión se nos escapa de las manos. En el momento en queposeemos algo, en el que nos apoderamos de algo mediante la simple percepción, en ese mismo instante nuestra relación con lo percibido resulta puesta radicalmente en tela de juicio; en ese instante la libido que posee (catectiza, inviste) el objeto, es reclamada por la conciencia que se adelanta a para sus fines un quantum de libido “flotante, liberada por esta en su retirada.
Peor aún: la...
tracking img