Sintitulo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1763 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia de los Diezmos
El diezmo fue dado desde tiempos antiguos. La evidencia más remota corresponde al caso de Abraham cuando ofreció los diezmos del botín de guerra al sacerdote Melquisedec. (Gn 14:20) Jacob también dedicó el diezmo de sus bienes. (Gn 28:22) Dios especifica que el diezmo le pertenece. (Lv 27:30) Dios dio los diezmos a los levitas en pago de su ministerio (Nm 18:21) porqueellos no poseían propiedades excepto Dios mismo, que era su heredad (Lv 18:20).
El diezmo parece haber caido en el olvido con el descuido del servicio del templo en tiempos antes de la cautividad. Fue reestablecido por Ezequías. (2 Cr 31:5) Luego fue reestablecido por Nehemías después del cautiverio babilónico. (Ne 10:37) La Ley no impuso ningún castigo por la infidelidad en los diezmos, pero Dioshabló por medio del profeta indicando que ser infiel en asunto de diezmos era robarle a él. También profirió una maldición sobre los infieles en la devolución de diezmos. (Mal 3:8)
Jesús dijo a los fariseos que le era necesario ser fieles en el diezmo de las cosas pequeñas sin olvidarse de las cosas más importantes de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe. (Mt 23:23)
La iglesiaapostólica no instituyó un nuevo sistema de diezmos ni ningún otro mandamiento que fuera contra la Ley. Muchos judíos acusaban a los apóstoles de predicar contra Moisés y contra la Ley, esto no era verdad y solo eran acusaciones falsas. (Hch 6:1; 18:13; 21:28; 25:7) No hablaban ni contra la Ley, ni contra el templo, ni contra el emperador romano. (Hch 25:8)
No fue la intensión de la iglesia cambiar losmandamientos establecidos. Por tal razón, los apóstoles dependieron de ofrendas voluntarias. La Biblia dice que estas ofrendas era más liberales que la décima parte y servían para cubrir las necesidades de los apóstoles y de los menesterosos. (Hch 4:34; 1 Cor 8:2,3)
El Señor ha ordenado de que los que trabajan por el evangelio, vivan del trabajo del evangelio. (2 Cor 15:5) Pablo prefiriópredicar el evangelio y vivir de su propio sustento para no ser carga a las iglesias. (1 Tes 2:9; 2 Tes 3:8) Según Pablo, la Ley permite que el que trabaje reciba el fruto de sus labores (1 Cor 9:9) y por tanto es derecho del evangelista recibir su salario (1 Cor 9:5).
El Diezmo y la Ofrenda
1. Abraham y Jacob. Gén. 14:20, Abraham dio diezmos de los despojos de la batalla cuando rescató a Lot. Gén.28:20-22, Jacob promete que si Dios le bendice y le cuida, “de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti”.
2. Ley de Moisés sobre el diezmo.
A. Lev. 27:30, “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová. 32 Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado aJehová”. Deut. 14:22, “Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año”.
B. Para los levitas. Cuando el pueblo de Israel ocupó la tierra de Canaán, la tribu de Leví no recibió herencia de tierra (Núm. 18:23). Recibieron 48 ciudades con sus suburbios para su ganado (Núm. 35:2-8), y las demás tribus pagaban el diezmo para sostener a los levitas en su ministerio en eltabernáculo. Núm. 18:21 (23-24), “Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión” (Deut. 12:19; 14:27-29). Heb 7:5 Hijos de Leví tomaban del pueblo los diezmos.
C. No escoger de antemano el décimo animal. Lev. 27:32, 33, “Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo quepasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová. No mirará si es bueno o malo, ni lo cambiará; y si lo cambiare, tanto él como el que se dio en cambio serán cosas sagradas”. Deut. 15:21; Mal. 1:8, “Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le...
tracking img