Sintitulo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1069 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"A Que Sabe Una Mujer" Eusebio Ruvalcaba
A limón. Así saben las gotitas de sudor que se quedan atoradas en la nuca. ¿Nunca las has probado? Son ricas. Lo primero que necesitas es acercarte a esa nuca que tanto deseas, acercándote con la lengua muy dispuesta a dejarse sorprender. Si tu eres de los que da por sabido todos los sabores, de esos gandallas que no se asombran por nada, entonces ni casotiene que lo intentes, porque cuando esas gotitas hagan contacto con tu lengua no apreciarás el tesoro.
A mango verde. Tal vez sea de los sabores femeninos más característicos. Se localiza en el sexo de la mujer. Hay varios requisitos que contribuyen a que este sabor sea plenamente disfrutable: 1) que la mujer no se asee antes de la succión; si es de esas personas que han de bañarse previamentede cualquier acto amoroso, entonces aquel sexo sabrá a Dove, es decir tendrá un sabor asqueroso; 2) que quien paladee, sepa hacerlo; para esto, el éxito depende de la capacidad de proyección de la lengua, esto es de que ése órgano sea capaz de proyectarse hacia el fondo y hacia arriba, y de la posición; hay que buscar el ángulo ideal,  que no resulte incomodo y que permita una absoluta libertad.Lo mejor es tirarse boca abajo, acercar la cara a la vulva y aventar la lengua tal como las víboras al momento de atacar.
A pasto ¿Quien no ha probado el pasto? Es un olor fuerte, que trastorna, porque ni más ni menos ahí esta concentrado el sabor de la vida, aún en sus manifestaciones más intravenosas. Es un sabor fuerte, pero rico, tal cual el del pasto. Lo ideal para degustar ese sabor es fijarla nariz ahí mismo en el nacimiento del mechoncito, sacar la lengua y probar. Habrá mujeres que su sabor sea todavía más trepidante. No por eso se retire la boca abruptamente. Al contrario, hay que dejar que aquella esencia resbale por los labios hasta que se adhiera a la lengua. Entonces aglutinar saliva y hacer una especie de buche. Esto le quitara el habla a una mujer. ¿Tanto me amas?,preguntara a la primera y uno simplemente le dirá veme, recogiendo la babita.
 A tequila. Ese es justamente el sabor del perineo, acaso la parte mas sensible del cuerpo humano. Bendita sea la lengua que alcanza a llegar hasta esa zona -zona minada, habría de ser. Pocas mujeres resisten que las papilas gustativas se detengan ahí. Porque la sola sensación rebasa por mucho cualquier autocontrol. Si de porsí no es posible -ni mucho menos aconsejable- distraerse a la hora en que se hace el amor, mucho menos cuando la lengua roza parte tan sobrehumana. Es como si una descarga eléctrica recorriese todas las ramificaciones nerviosas y lo más bello es que el sabor del perineo se acerca notablemente al del tequila. Como si ambos proviniesen del mismo agave. Ese aroma del tequila que hace mover la cabezade un lado para otro y cerrar los ojos como si se estuviera a punto de lanzar al cielo una plegaria, esa sensación es la misma cuando se ésta ante el perineo. Entonces lo siguiente es probar, sacar la lengua y probar. Exactamente como los niños, que prueban de todo, porque sus prejuicios no están suficientemente crecidos, así hay que ser para satisfacción de uno mismo y del otro. Dejar que lanariz haga lo suyo. Dejar que los dedos hagan lo suyo. Dejar que la boca haga lo suyo. Exactamente como el tequila el perineo exige su tiempo. Degustarlo constituye un ritual. Nadie llega a la primera, abre una botella de tequila, se la pone en la boca y escancia el líquido. Si alguien que no lo haya probado jamás hace esto, excuso contarles el resultado. Se va a atragantar y tal vez escupa el néctar.Por eso digo que el tequila es fuego de fuegos y para disfrutarlo hay que educar al gusto. Tal cual si estuviésemos ante un perineo, que para gozarlo hay que saber sus secretos, meterse de lleno en su esencia para finalmente sacarle todo el jugo posible. No se requiere maestría para esto solo experiencia.
A sandía con chile, limón y sal. Tal es el sabor de los pies femeninos. Sobre todo la...
tracking img