Siruauris

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1207 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Enseñando economía a los niños (II)
Ayer fue el día de la vuelta al cole para muchos estudiantes y entre las asignaturas a las que no dedicarán ni un minuto está la economía*, parece que de momento es algo que le toca explicar a los padres, muchos de los cuales tampoco han recibido lecciones nunca. Quizás si hubiese que darles una lección a los pequeños sería que no hiciesen nada de lo que hemoshecho nosotros, la que posíblemente sea la última generación que se crió con cuentos y que olvidó aquel titulado “El cuento de la lechera”, recordemos de que iba:
Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. “Como esta leche es muy buena”, se decía, “dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequillablanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean,todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: “¡así! ”
La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, yentonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.
Hace poco más de medio año hablamos por aquí acerca de “como enseñar economía a los niños” y hoy, siguiendo con los cuentos os traígo otro artículo(sacado de aquí) con nuevos ejemplos.
Si es usted padre de niños pequeños y le preocupa la economía, puede que haya pasado largas horas pensando cómo enseñar economía a sus pequeños. Por suerte, nuestros más queridos cuentos infantiles pueden resultar mucho más agradables con una sana dosis de ejemplos gráficos que ilustren temas como la oferta y la demanda. Muchos de esos cuentos ya incluyen suspropios mensajes económicos ocultos que es necesario enfatizar para aportar edificación y disfrute a los menores de 5 años. Tal vez el ejemplo más famoso de economía en forma de cuento sea “El mago de Oz”,  que fue  interpretado en los 60 (por Henry Littlefield y Hugh Rockoff) como una alegoría a los debates sobre política monetaria de la era populista (sé que resuta difícil de entender, pero asíes). Según esta visión, el espantapájaros representaría el campesino, el hombre de hojalata sería el obrero, el león cobarde es William Jennings Bryan (un candidato que por entonces apoyaba la causa de plata) y el mago, cuyas onzas de Oro (recordemos que en inglés, onza se escribe “Oz”) representan billetes verdes podría ser el presidente de los EEUU.
El mensaje económico central del libro desapareceen la versión de Hollywood, donde los zapatos plateados mágicos del libro son sustituidos por zapatos de rubíes con el fin de resaltar su color. Bryan y los populistas defendían la libre acuñación de la plata, que permitiría una inflación favorable para mitigar la onerosa deuda de los campesinos. Dorothy, procedente de una Kansas azotada por la pobreza, podría resolver todos sus problemas sólo consaber usar adecuadamente sus accesorios de plata.
Si bien lo más seguro es que los ojos de sus pequeños brillen de satisfacción al reconocer a la realidad detrás del mago y el león, “El mago de Oz” peca de enseñar mala economía. No soy ningún experto en asuntos monetarios pero todo parece indicar que la acuñación libre de la plata fue una mala política entonces, igual que fomentar la inflación...
tracking img