Soberania argentina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1717 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 8 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Soberania y reafirmacion de los derechos en las Malvinas
Producida la revolución de 1810 las Islas Malvinas continuaron formando parte de Buenos Aires. Así fue interpretado por la Primera Junta. Posteriormente algunos buques argentinos viajaron a las Islas hasta que el 6 de noviembre de 1820, en nombre del gobierno de Buenos Aires, el Teniente Coronel de Marina David Jewitt al mando de lafragata "Heroína" tomó física y formalmente la posesión de las islas para el gobierno Argentino.
A ello sucedieron una serie de medidas administrativas hasta llegar al 10 de junio de 1829, fecha en que el gobierno de Buenos Aires dictó el siguiente decreto:
"Cuando por la gloriosa revolución del 25 de mayo de 1810 se separaron estas provincias de la metrópoli, España tenía una posesión material de lasIslas Malvinas, y de todas las demás que rodean al Cabo de Hornos, incluso la que se conoce con la denominación de Tierra del Fuego, hallándose justificada aquella posesión del primer ocupante, por el consentimiento de las principales potencias marítimas de Europa y por las adyacencias de esta isla al continente que formaba el Virreinato de Buenos Aires de cuyo gobierno dependían. Por esta razónhabiendo entrado el gobierno de la república en la sucesión de todos los derechos que tenía sobre estas provincias la antigua metrópoli y de que gozaban sus virreyes, ha seguido ejerciendo actos de dominio en dichas islas, sus puertos y costas a pesar de que sus circunstancias no han permitido hasta ahora dar a aquella parte del territorio de la república la atención y los cuidados que suimportancia exige, pero siendo necesario no demorar por más tiempo las medidas que pueden poner a cubierto los derechos de la República, haciéndolo al mismo tiempo gozar de las ventajas que puedan dar los productos de aquellas Islas, y asegurando la protección debida a su población; el gobierno ha acordado y decreta:
Art. 1º Las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos, en el mar Atlántico,serán regidas por un comandante político y militar, nombrado inmediatamente por el gobierno de la república.
Art. 2º La residencia del comandante político y militar será en la Isla Soledad y en ella se establecerá una batería, bajo el pabellón de la república.
Art. 3º El comandante político y militar hará observar por la población de dichas islas las leyes de la República, y cuidará en sus costas dela ejecución de los reglamentos sobre pesca de anfibios.
Art. 4º Comuníquese y publíquese.
Fdo. Rodríguez. Salvador María del Carril.
Transcribimos íntegramente este decreto porque en él, con toda claridad, se reseñan los títulos y la posesión de la república argentina respecto de las islas. Sucesora de España, le corresponde lo que era de aquella y tomaba las medidas necesarias para cuidar desus posesiones.
Hasta entonces Gran Bretaña había guardado un permanente silencio respecto de las Malvinas. En el año 1825 había concertado con el nuevo Estado un tratado de Amistad, Comercio y Navegación sin reservas en cuanto a las islas. Sin embargo el citado decreto dio lugar a objeciones por parte del Encargado de Negocios Británico en Buenos Aires, señor Parish.
Cabe preguntarse qué es loque había motivado esa nueva actitud británica. La respuesta se encuentra en el "Sea Power". Poder marítimo. Dice Bonifacio del Carril en la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1965 "En agosto de 1829 el Foreing Oficce dirigió una nota oficial al Encargado de negocios en Buenos Aires, en la que decía entre otras cosas que dándose cuenta de la importancia creciente de las islas Malvinas paracon sus relaciones con los diversos estados sudamericanos y de su extenso comercio en el océano pacífico el gobierno del Reino Unido estimaba altamente deseable la posesión de algún punto seguro donde sus buques pudieran abastecerse y si era necesario carenarse y en la posibilidad de que el Reino Unido se hallara empeñado en una guerra en el Hemisferio Occidental tal estación sería casi...
tracking img