Soberbia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 97 (24147 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Noción de Pecado en San Agustín
y en Pedro Abelardo
(Génesis de la soberbia)
 
Gerald Cresta
Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino
Universidad Católica Argentina
 
Una primera aproximación al concepto de pecado designa la precaria situación del hombre después de haber sido arrojado del Edén a causa de la desobediencia a su Creador. Esta situación consiste en habérsele presentadofrente a sus ojos la diferencia entre el bien y el mal. „Les cayeron como escamas de los ojos“, especifica el libro del Génesis, y este descubrimiento es fundamental porque en esa diferencia entre lo bueno y lo malo es en donde para el cristianismo comienza a resquebrajarse la unidad de sentido de las acciones humanas. A partir de lo sucedido en esta instancia mítica, el hombre vería al mundo deotra manera, en función de un conocimiento que hace entrar en juego al pecado y a la muerte, en el sentido de un alejamiento de Dios. La muerte del alma –porque de esa muerte se trata, y no de la mera muerte del organismo-, trae aparejada la imposibilidad para el hombre de alcanzar nuevamente la unidad e integridad consigo mismo y con Dios, al menos dependiendo de sus propias fuerzas. Amándose elhombre a sí mismo en contraposición a Dios, y colocándose por debajo del rango que le corresponde, pierde la libertad (paradisíaca) a causa de la diferenciación de sí mismo y de su cuerpo, [1] y en adelante debe vivir una libertad en constante referencia al marco moral y gnoseológico a partir del cual ella misma ha surgido. Desobediencia y conocimiento: dos aspectos fundantes que, siendo diferentesen sí mismos, se conjugan en el relato bíblico para representar el punto de partida existencial de lo que el pensamiento cristiano denomina Historia de la Salvación.
San Agustín caracteriza esta actitud del hombre como una actitud de soberbia y es esta misma actitud y esta misma soberbia lo que lleva a la definición de pecado, en la medida en que la soberbia, y su contracara: la envidia, sonmaneras de alienarse el hombre de sí mismo. Porque ambas ofrecen una comparación y suscitan una reflexión, tienen su fundamento en una medida abstracta, que es precisamente en donde se encuentra la alienación. Subordinar la semejanza del hombre a Dios a un módulo abstracto que no se ajusta en ningún caso a su ser: ésta es una actitud que conlleva una desemejanza respecto de Dios cada vez mayor. [2]La desemejanza implica por tanto -si el otro polo de la relación es la absoluta plenitud ontológica-, un estado de desgarradora indigencia, una pobreza de ser que invade al hombre quitándole toda posibilidad de unificarse con su principio creador en la medida en que se limite a su sola independencia. En la raíz de esta situación del hombre pecador se encuentra el concepto que nos interesa, esdecir, el concepto de pecado y la interpretación que del mismo tienen los dos pensadores mencionados.
Si bien San Agustín diferencia entre definición exterior e interior del pecado, esta diferenciación y la consecuente amplitud con que trata en más de una ocasión el tema de la disposición interior buena o mala, no implican que el pecado en sí mismo se reduzca con exclusividad al ámbito de lasubjetividad humana, como es el caso en la propuesta ética de Pedro Abelardo. Precisamente porque para Agustín la libido es, como consecuencia del pecado original, la malicia intencional que pervierte el verdadero sentido de la libertad, es que la consideración de la gracia representa un aspecto sin el cual la solución al problema del pecado queda a mitad de camino. Para Pedro Abelardo, en cambio, sesupera el pecado en una concepción de tono naturalístico del hecho moral: el criterio del restablecimiento moral estará entonces restringido solamente al arrepentimiento individual del hombre pecador.
Si aceptamos que el consentimiento al pecado, esto es, la sola instancia de disponibilidad interior „es la culpa del alma por la cual ésta merece la condenación o se hace culpable ante Dios“, y que...
tracking img