Sobre el apéndice a la parte i de la ética de spinoza (caimi, clase 2, 2010)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3436 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Historia de la Filosofía Moderna.
Segundo cuatrimestre de 2010
Clase dictada por el Prof. Mario Caimi
Spinoza (clase 2) Sobre el Apéndice a la parte I de la Ética

Para la comprensión del texto del Apéndice de la parte I de la Ética es necesario tener presente toda la parte I. Sólo así se puede entender la función del Apéndice. De otro modo, aparece como un pasaje inexplicable,inarticulado, que aparentemente no obedece al riguroso orden geométrico del resto de la exposición. Por eso, dedicaremos esta segunda clase de los tiempos oscuros a la exposición de la parte I. En notas al pie he señalado las proposiciones que aparecen aquí explicadas.
Es verdad que el orden geométrico que sigue la argumentación de la Ética no es un capricho ni un mero recurso estilístico del autor,sino que es un reflejo exacto del orden del universo mismo. Nosotros, sin embargo, nos vemos obligados a interrumpir ese orden en esta clase, porque necesitamos resumir el texto y simplificarlo para hacer una exposición de conjunto.

Razón e imaginación.

En la primera proposición de la primera parte de la Ética se ofrece una clave que sirve para la comprensión de toda la obra. Es laproposición que dice: “La substancia es anterior, por naturaleza, a sus afecciones.” Se encuentra aquí una declaración del principio que guía la composición de la obra. Y a la vez, se encuentra un principio del método; no solamente del método seguido en la composición retórica del texto, sino del método de la filosofía en general.
Por lo que respecta a lo primero: esa proposición explica laorganización del texto. La Ética se divide en cinco partes. La primera de ellas, llamada De Deo, trata precisamente de la substancia divina, fundamento en el que inhieren todas las demás realidades aquí estudiadas. Ese tema de la substancia suministra el comienzo, porque sólo si se comprende debidamente la substancia se pueden entender correctamente sus propias modificaciones (“afecciones”). En lasegunda parte (De natura et origine mentis) se produce una inflexión por la cual la atención se concentra en una de las modificaciones de la substancia: se presta atención a la mente humana; se estudia su naturaleza y su conexión con la substancia de la que es afección. Las tres partes restantes siguen este camino de estudio de las modificaciones, y de estudio de esa modificación especialmentedestacada, que es el ser humano. Se acompaña a éste hasta reconstruir o restaurar su conexión esencial con la substancia divina. Este camino no sería posible si no se hubiese comenzado por el principio, es decir, por aquello que es primero por naturaleza: por la substancia.
Por lo que respecta a lo segundo: la proposición I explica, por sí sola, el método correcto del filosofar. Aturdidos por lamuchedumbre de cosas que se nos presentan a los sentidos; engañados por la presunción de ser nosotros el centro del universo y el principio del conocimiento, solemos comenzar la tarea de conocimiento por el examen de las cosas singulares que más inmediatamente nos rodean. Estas cosas son precisamente (como se verá más adelante) las “afecciones” mencionadas en la proposición primera. Esimposible entenderlas por sí mismas, sin relacionarlas con la substancia de la cual son afecciones. Sólo si consideramos previamente la substancia, esas cosas se nos manifiestan como lo que son: como meras afecciones de ella; como modos de los atributos de la substancia. Y aun nosotros mismos sólo podemos entendernos adecuadamente si reconocemos la centralidad, el carácter primordial de lasubstancia; sólo así nos revelamos a nosotros mismos como lo que verdaderamente somos: como modos de ella. Pero todo esto exige una demostración que será dada en la continuación del texto.
Por lo pronto, nos conviene entender que el verdadero orden del filosofar exige comenzar por lo que es primero (la substancia), y sólo a partir de allí alcanzar lo que es derivado (las afecciones). No es éste el...
tracking img