Sobre el contrato consigo mismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1325 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 23 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOBRE EL CONTRATO CONSIGO MISMO

El contrato es la tutela jurídica que el derecho le da a ciertas relaciones sociales. Es la solución que éste brinda cuando un individuo quiere satisfacer un interés pero necesita de otro para lograrlo. Y ello requiere, naturalmente, un acuerdo entre ambos que establezca un equilibrio entre sus intereses, es decir, que si A obtiene x B no se perjudique, y delmismo modo si B consigue y. Por esta razón, el art. 1247 de nuestro Código Civil dice que el «contrato es una convención», es decir, la conformidad mutua que han resuelto las dos partes del negocio jurídico.
De este ligero repaso, identificamos fácilmente que la voluntad es un elemento determinante en el contrato: es el ingrediente que hace efectiva la convención. Y particularmente adquiere algunasdificultades cuando es analizado en nuestro asunto a tratar, el contrato consigo mismo, cuyo nombre inmediatamente llama la atención porque contradice la propia esencia del contrato (el acuerdo de voluntades).
Aún así, Gamarra lo plantea con el siguiente ejemplo: «Supongamos que A es representante de B (representado) y que éste le ha conferido el encargo de vender un determinado bien suyo; enlugar de celebrar este contrato con un tercero (C), A puede realizarlo consigo mismo»...«es posible que A, actuando a nombre propio, le compre este bien a B; en tal caso son partes en el contrato de compraventa A y B, pero en la formación de este contrato interviene únicamente A. El contrato es obra de un solo sujeto». Y luego agrega: «En el contrato consigo mismo el sujeto actuante se ve enfrentadoa un conflicto de intereses: por un lado está su propio interés personal; por otro, el interés del representado»(1). Es, pues, pertinente preguntarse: ¿es posible que en un mismo individuo se manifiesten, simultáneamente, dos intereses contrapuestos? Imposible; no puede estar decidido a querer y no querer algo. Podrá, en todo caso, desear muchas cosas, pero jamás podrá tener intereses diversos almismo tiempo; precisamente porque tener un interés significa que hay una voluntad que lo persigue, y, en efecto, es craso error pensar que puedo dirigirme hacia dos puntos a la vez. Al no reparar en ello, Gamarra(2) incurrió en una concepción abstracta del negocio jurídico que considera a las partes prescindiendo del aspecto psicológico fundamental en este caso. Su refutación a la existencia delcontrato consigo mismo, apoyándose en que tendría objeto y causa ilícita(3), ignora la raíz de este problema y continúa en la abstracción formal.
Si bien la lógica nos da la posibilidad de esa formulación conceptual, el hombre presenta otros caracteres que evaden a las reglas formales: por eso debemos complementar la perspectiva de análisis integrando los aspectos relevantes.
Cafaro y Carnellihan señalado con lucidez: «Fácticamente [...] la voluntad es una sola, ya que se reduce a la del mandatario [representante], aunque formalmente se pretenda un desdoblamiento que psicológicamente es imposible»(4). De modo que si el representante vende el bien del representado a determinada suma de dinero, éste no intervendrá para acordar el precio y no habrá consenso. Incluso si el representadopreestableciera uno en el poder, con «aprobación expresa» (art. 2070 del Código Civil), y además «autorizara»(5) al representante a comprar el bien ajeno a nombre propio (autocontratarse), pasaría a ser una propuesta (art. 1262 inc. 2º del Código Civil) donde las partes estarían claramente definidas; en efecto, no hay posible autocontrato: es, lisa y llanamente, un contrato una vez aceptada lapropuesta (acuerdo de voluntades).
Ciertamente es sólido el argumento del principio del consensualismo para refutar la consideración del llamado «autocontrato», pero tan solo nos sirve para distinguirlo fuera de la categoría del contrato. No alcanza con adherirnos a la clasificación lacónica de «esto no es contrato». Es necesario agudizar la retina y analizar aquello del cariz psicológico del...
tracking img