Sobre las catequesis de benedicto xvi sobre san agustín

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2472 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sobre las catequesis de Benedicto XVI sobre San Agustín

P. Alexander Lam Alania OSA.
Licenciado en Teología Espiritual y Diplomado en Formación en seminarios por la PUG.

Las catequesis dedicadas a San Agustín son testimonio del especial aprecio y significado que tiene este gran Padre de la Iglesia para el Papa Benedicto XVI. El 22 de abril de 2007, en peregrinación a Pavía, lugar dondereposan los restos mortales del Obispo de Hipona, el Papa Benedicto lo había expresado de forma inequívoca: “[deseo expresar] mi personal devoción y reconocimiento hacia quien tanto ha significado en mi vida de teólogo y pastor, e incluso antes de esto, como hombre y sacerdote”. Es por este motivo que las catequesis dedicadas al Santo Obispo de Hipona – de una forma particular – están llenas dereconocimiento y de un agradecimiento casi familiar.

Las cinco catequesis del Papa Benedicto tocan distintos puntos de la vida y doctrina de san Agustín. La primera presenta al santo, su importancia y la primera etapa de su vida; la segunda narra sus últimos días; la tercera la importante relación de fe y razón en su vida y experiencia personal; la cuarta nos menciona y comenta sus obrasprincipales; y la quinta nos habla de sus conversiones. Aprovechando todas estas enseñanzas quisiera, en este pequeño comentario, mostrar como hilo conductor de todas ellas la experiencia espiritual de nuestro santo, especialmente la experiencia de la interioridad.

Este tema me parece fundamental para estos tiempos, tan llenos de “exterioridad”, y creo que el Papa Benedicto en sus catequesis ha sabidomostrar los puntos fundamentales de esta experiencia. Esta preocupación tiene su precedente en el discurso que el Siervo de Dios Juan Pablo II dio en Roma al Capítulo General de los Agustinos, el 7 de septiembre de 2001. En esa ocasión el Santo Padre nos pedía ser “pedagogos de la interioridad al servicio de los hombres del tercer milenio a la búsqueda de Jesucristo”. Creo que resaltar laslíneas generales de la experiencia espiritual de la interioridad agustiniana será cumplir en algo este mandato.

Comienzo diciendo que, me parece, muchas veces se ha interpretado o se ha hablado de la interioridad agustiniana como de un esfuerzo meramente intelectual, de un esfuerzo filosófico por medio del cual acercarse a Dios o reconocerlo existente. El texto que fundamenta este acercamiento escitado también por el Papa en la catequesis sobre fe y razón: “vuelve a ti mismo. La verdad habita en lo más íntimo del hombre. Y si encuentras que tu naturaleza es mudable, trasciéndete a ti mismo. Pero al hacerlo, recuerda que trasciendes un alma que razona. Así pues, dirígete adonde se enciende la luz misma de la razón” (De vera religione, 39,72). Este texto, escrito probablemente entre el 389 yel 391, según mi parecer no es un texto que exprese todo lo que implique la interioridad, sino uno de los primeros que muestran la línea o el estilo propio que, más allá de una forma de reflexión llega a ser también un “método espiritual” que llega a ser característico de san Agustín. Esto creo que lo reafirma el mismo Papa Benedicto al comentar: “Esta atención a la vida espiritual, al misteriodel yo, al misterio de Dios que se esconde en el yo, es algo extraordinario, sin precedentes, y permanece para siempre, por decirlo así, como una ‘cumbre’ espiritual” (1ra. Catequesis).

Para entender la dinámica de la interioridad se debe considerar otra dinámica importante de la espiritualidad y de la vida de San Agustín: la búsqueda de la Verdad. Dice el Papa Benedicto que fue justamente supasión por el hombre y por la verdad, lo que llevó a Agustín de Hipona a buscar a Dios, “grande e inaccesible” (cf. 5ta. Catequesis). Una pasión que lo llevaba a buscar “un Dios que no fuera sólo una hipótesis cosmológica última, sino que fuera el verdadero Dios, el Dios que da la vida y que entra en nuestra misma vida” (3ra. Catequesis).
San Agustín bebió de la fe católica en su niñez...
tracking img