Sobredosis resumen

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5022 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen: "Sobredosis"

Deambulando por la orilla oscura (Basado en una historia real)

Macana estaba vestida con su pinta típica, sus muñequeras negras, el pañuelo vaquero que solo le tapaba la mitad de la melena, la polera negra de los Guns y la chaqueta. Se había guardado el cuchillo ensangrentado entre su pierna y la bota. Las minas estaban seguras de que el Macana estaba loco por laspepas, y el Yoko no se pudo defender.

Macana se dirigió al Apoquindo donde estaba toda la taquilla de parásitos que vegetaban por ahí haciéndose amiguitos y comiendo, ver que te vean. El odiaba ese lugar, quizás por eso iba tanto.

El Macana subió hasta el estacionamiento y comenzó a bajar por las ramplas de los autos, al llegar a la última vuelta se encontró con dos guardias que tenían su miradafija en él, uno saco su walkie-talkie, Macana comenzó a correr hacia el murallón de cemento que se extendía para arriba y trepó, pensaba que los cuerpos jóvenes igual se pudren, no hay nada mas que hacer; todo le parecía emocionante y entretenido. Se lanzó, volando por unos instantes y luego callo en el suelo trisado, el cuchillo reboto y calló debajo del único farol prendido.

Amor sobreruedas

Sandra y Márgara eran amigas desde el colegio y ahora estudiaban en un instituto.

Todos los fines de semana salían a buscar Minos, como ellas decían, después de un tiempo comenzaron a salir los martes y ya creían que quizás se les estaban pasando la mano. Ellas no llegaban hasta el final y no por que no quisieran, si no por la fama. Pero esta noche era otra cosa, era día martes pero tantomovimiento como si fuera sábado. Sandra anda con una polera muy apretada sin sostén con sus tetillas erguidas detrás del algodón que tiene estampado un “Any time you want” rojo; Márgara se puso, aunque en realidad no se la cree por que de fome fatale no tiene nada una falda con dos tajos que según ellas mata a cualquier tipo al tiro, arriba un peto negro súper brilloso que le queda medio suelto.Además se arreglo el pelo para verse como si recién viniera saliendo de una cacha con tutti, con sombra de ojos, en fin las vestimentas son como para ir a la pelea.

Eran las nueve y se dirigían hacia El Faro donde se juntaba la taquilla, conversaban puras tonterías por lo cual no se habían dado cuenta de que como hace media hora las venia siguiendo un auto súper cerca. Era un auto negrobrillante y luminoso.

Sandra enciende un cigarro mira a Márgara y parecen decepcionadas, piensan en irse a casa, pero Márgara observa por el espejo retrovisor una luz estalla en su cara y el auto adelanta y se pone al lado de ellas. Ambas están calladas, Sandra con el vidrio abajo trata de ver quien esta dentro del auto, pero no consigue ver nada, las cuatro ventanas oscuras comienzan a bajarautomáticamente y aparecen cuatro tipos, son bellísimos, cada uno es distinto pero tienen la misma mirada, fija dura y atrapante. Márgara sin darse cuenta cambia la emisora a la misma de ellos, se mantienen paralelos y ellos ni las miran. Ellas se ponen celosa al que ellos miran ansiosamente a las prostitutas que están paradas en la esquina.

Márgara trata de llamarla la atención haciendo rugir el motordel auto, mientras que Sandra que ya esta afuera de la ventana toda loca y eufórica se agarra las tetas con las manos y las aprietas hasta que por pocos sus pezones le atraviesan la polera y les grita ¿quieren hueveo loco?, le tiran besos y hacen gestos lascivos, los tipos con sorpresiva comienzan a sonreír le devuelven los besos le gritan frases, garabatos y guiños de ojos. Sandra le dice aMárgara estos si van a la pelea, una buena cacha no le hace mal a nadie. El auto negro trata de chocarlas y sacarla de la pistas, comienza el encierro. Los tipos del auto negro les tira más garabatos, pollos y escupes, ellos se bajan los pantalones y se largan a mear sobre el auto de ellas, a juguetear con sus presas. De un momento a otro desaparecen dejando un estadillo en la brisa. Márgara y Sandra...
tracking img