Sobrevivimos a la muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1909 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Sobrevivimos a la muerte?
Por Ralph M. Lewis, F.R.C.

¿Sobrevivirá usted a la muerte? Al terminar su corta etapa aquí en la tierra. ¿Estará usted en alguna parte, en algún otro lugar del mundo, continuando su existencia, conociendo y pensando?

Estas son cues-tiones que espantan. Lo admito, pero son preguntas como esas las que frecuentemente nos chocan, sacándonos de nuestra comodidad, deesa confianza falsa que tenemos de que sabemos la razón de todas las cosas y que podemos enfrentarnos a cualquier situación.

La cuestión de sí hay una existencia después de la muerte ha sido uno de los más grandes misterios que el hombre ha confrontado siempre. Los más de nosotros eludimos forjar una respuesta a esta eterna pregunta o bien acudimos a las respuestas tradicionales que se nosdieron en nuestra niñez.

La otra tarde paseaba yo con un amigo mío en su automóvil. Él me hablaba del reciente campeonato de natación que había ganado su hijo y de los muchos trofeos que había obtenido. Yo sabia que el cariño de Juan por su hijo era casi igual a su afición por los deportes, y así, no interrumpí su larga descripción.

Al doblar una esqui-na, un cortejo fúnebre se aproximaba, yal pasar junto a nuestro carro, Juan súbitamente calló. Lo miré asombrado, pues no sabía que fuera tan sensible a estas cosas; notando mi perplejidad, me dijo: “Una experiencia de esta natu-raleza siempre me lleva a inquirir acerca del misterio de la vida después de la muerte. Dudo que sobrevivamos a la muerte, y sin embargo, vacilo en aceptar la supervivencia como un hecho incuestionable.

Enotras palabras, estoy dividido entre el conocimiento real, que señala una cosa. y la fe que declara otra”.

Juan sin saberlo, había resumido el obstáculo que ha impedido a muchas personas hallar una respuesta satisfac-toria a esta embrollada pregunta: ¿De dónde venimos y a dónde vamos?

El obstáculo es el conflicto entre nuestro conocimiento y nuestra fe. De hecho, estamos absolutamenteseguros de que comprendemos la diferencia entre ambas cosas? Todo lo que conocemos es verdad, o cuando menos, pensamos que lo es. Si no fuera así, no le haríamos caso, y no lo consideraríamos un conocimiento.

Estas verdades o estos elementos de conocimientos que almace-namos en la mente, nos llegan a través de los poderes de percepción: esto es, por las facultades sensorias, vista, oído, tacto,etc. Todo lo que así percibimos es una realidad, una verdad para noso-tros.

Por ejemplo, el sol tiene para noso-tros cierto color y cierta forma; en la realidad, esto puede ser diferente, pero por lo que respecta a nosotros, como lo vemos, así lo conocemos. El conocimiento pues, es una colección de ver-dades percibidas.

En la fe tenemos algo enteramente diferente. Las verdades de la fe nose experimentan personalmente. No las vemos, oímos o tocamos sino que las aceptamos bajo la autoridad de alguien. Tomemos por ejemplo un astrónomo famoso. Podemos haber aprendido por experiencia que él tiene conocimiento seguro de los fenómenos astronómicos. Por lo tanto, cuando, él diga que en cierto día las manchas solares causarán disturbios en la atmósfera, nosotros ten-dremos fe en suspredicciones. Inferi-mos las verdades por sus declaraciones, por nuestro conocimiento de su autori-dad. Así, podemos decir que las ver-dades de la fe se derivan por inferencia.

Las cosas del conocimiento son las cosas de la existencia; esto es, son las cosas que hemos percibido, que tienen tanta existencia como nosotros mismos. Las cosas de la fe por otra parte, son las cosas de la probabilidad. Nolas hemos experimentado personalmente, y confiamos en la seguridad de alguien o en alguna cosa que haga alguien.

¿Este análisis ha menguado en algo el valor de la fe? ¿Cuando aceptamos las cosas por fe, las aceptamos ciega-mente sin medios de determinar su ver-dad? La naturaleza nos ha dado la vara del razonamiento para medir la exacti-tud de las cosas de la fe.

La razón tra-baja con lo...
tracking img