Sociedad del conocimiento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1508 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO Y CONOCIMIENTO DE LA SOCIEDAD

Se trata de un dilema contemporáneo que implica bastante más que el aparente  juego  de  palabras.  Han  transcurrido  apenas  unos  pocos  decenios  desde  que  Peter  Drucker  esbozara  por  primera  vez  el  concepto  de  sociedad  del  conocimiento,  la  que  poco  después  llamaría  también  como  “sociedad  post‐capitalista”: en su seno la producción de riqueza sería una función cada vez más  directa del conocimiento, o por mejor decir, de la productividad del mismo. Lo  de “post capitalista” no pasaba de ser un calificativo, toda vez que, examinada  con  ojo  crítico,  su  modelo  de  sociedad  desemboca  en  un  mercado  mundial  unificado,  cuyo  única  fuente  de  regulación,  si  así  pudiera  calificarse,  sería precisamente su libre operación”.  En la pasada década de los ´90, otros autores vinieron a reforzar la idea a partir  de  la  impresionante  expansión  de  las  capacidades  de  acumulación,  procesamiento  y  transmisión  de  información,  en  virtud  de  los  explosivos  avances  tecnológicos  resultantes  de  las  ciencias  informáticas  y  la  exponencial multiplicación de las capacidades de telecomunicación. Durante esa década, por  momentos  se  confundían  los  términos  en  uso:  sociedad  del  conocimiento  o  sociedad de la información.  En realidad, y como apunta en un muy reciente libro el académico británico Paul  Cilliers,  “conocimiento”  ha  sido  uno  de  los  términos  mercantilizados  en  esta  época:  se  habla  de  “industria  del  conocimiento”  e  (incluso)  de “gerencia  del  conocimiento”,  como  si  el  conocimiento  fuera  algo  susceptible  de  comercializarse, con independencia del sujeto que posee ese conocimiento; se  le  trata  como  una  “cosa”,  algo  que  “existe”  y  puede  colocarse  en  portadores  digitales o sitios de INTERNET. En propiedad, tales “cosas” debieran identificarse  como  datos  o  incluso  como  “información”,  pero  el concepto  de  conocimiento  hay que reservarlo para aquella información que es contextual e históricamente 

1

situada  por  un  sujeto  “conocedor”.  La  cuestión  no  es  nada  abstracta:  son  los  hombres  los  que  crean  y  aplican  el  conocimiento.  La  información,  el  discurso,  los  datos,  necesitan  ser  elaborados  e  interrelacionados  ‐por  las  personas  y  no sólo por las máquinas‐ con respecto a un tiempo y a un lugar, a una situación  dada.  Sólo  la  intervención  de  las  personas  puede  conferir  a  la  información  la  categoría de conocimiento.  Coincido  por  tanto  con  quienes  afirman  que  la  llamada  “sociedad  del  conocimiento”  sería  más  bien  una  etapa  aún  no  alcanzada  de  la  civilización, posterior a la actual era de la información, para alcanzar la cual serán esenciales  por  igual  las  oportunidades  que  abre  el  impetuoso  desarrollo  de  los  medios  técnicos y la humanización de las sociedades actuales.   En tanto sumen millones e incluso cientos de millones los seres humanos para  quienes  nada  significan  las  gigantescas  cantidades  de  datos  y  otras  formas  de información almacenadas y transmitidas, a causa, digamos, de carecer de la más  elemental  educación,  no  podrá  hablarse  con  seriedad  de  una  sociedad  del  conocimiento.   Contradictoriamente,  la  reproducción  y  expansión  del  modelo  capitalista  neoliberal  derrochador,  hiperconsumista,  parece  confirmar  más  allá  de  toda  duda  que  bajo  sus  premisas  el  conocimiento  no  se  multiplica  como  un  bien público, sino como una fuente de competitividad de apropiación cada vez más  privada,  corporativa,  al  cual  sólo  puede  tener  acceso  una  fracción  minoritaria,  cada  vez  más  pequeña  pero  con  más  solvencia,  de  la  sociedad.  No podrá haber entonces sociedad del conocimiento hasta que transcurra una  imprescindible  “humanización”  de  la  sociedad.  Esto  último  implica,  como ...
tracking img