Socrates

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 56 (13914 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Platón - Apología de Sócrates

1

Platón

Apología de Sócrates

Indice general
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

Proemio

2 3 10 14 17 18 19 20 22 23

Las antiguas acusaciones

La presente acusación: diálogo con Meleto El puesto asignado porla divinidad Las “lecciones” de Sócrates El alejamiento de Sócrates de la Política La conducta de Sócrates en el Tribunal

Examen de otras contrapropuestas de penas posibles Alocución a los que han votado por la condena La muerte como bien

Documento digitalizado por el Programa de Redes Informáticas y Productivas de la Universidad Nacional de Gral. San Martín

www.bibliotecabasica.com.ar Platón - Apología de Sócrates Platón

2

Apología de Sócrates
Proemio No sé, señores atenienses, cómo han sido impresionados ustedes por mis acusadores. En cuanto a mí, por poco me olvido de [cómo soy] yo mismo, por causa de ellos, tan convincentemente han hablado. Y sin embargo poco o nada de lo que han dicho es cierto. Pero entre las muchas cosas sobre las que han mentido una de ellas meha sorprendido en extremo: la de decir que debían ustedes precaverse de no ser engañados por mí, dada mi habilidad al hablar. Pero lo que me ha parecido más desvergonzado de su parte es que no les importa ser refutados inmediatamente por mí con los hechos, puesto que mostraré que de ningún modo [soy] hábil al hablar; a no ser que llamen “hábil al hablar” a quien dice la verdad. Si fuera esto loque quieren decir, convendría en que soy orador, aunque no a la manera que lo entienden ellos. En efecto, como acabo de decir, poco o nada de cierto han dicho; de mí, en cambio, van ustedes a escuchar toda la verdad. Ciertamente, por Zeus, señores atenienses, no oirán discursos engalanados con frases y vocablos como los que [usan] ellos, ni [adecuadamente] ordenados; más bien escucharán expresionesimprovisadas con las palabras que primero me vienen a la boca. Creo, en efecto, que las cosas que diré son justas: no aguarden de mí otra cosa. Porque sin duda no sería correcto, señores, que a mi edad me dirigiera a ustedes modelando discursos como un muchacho. Y algo más importante, señores atenienses, les pido que me permitan: si escuchan en mi defensa palabras como las que estoy acostumbradoa decir en el ágora, sobre las mesas [de los negociantes], donde muchos de ustedes me han oído, no se asombren ni interrumpan por eso. Porque el caso es que ahora por primera vez comparezco ante un tribunal, tras haber llegado a los setenta años; simplemente vengo a ser como un extranjero respecto del lenguaje [que se emplea] aquí. Ahora bien, si fuera realmente un extranjero sin duda ustedes meexcusarían si hablara en el dialecto y con el estilo en los cuales he sido educado. Análogamente, solicito ahora de ustedes algo que es, me parece, justo que se me permita hablar en ese estilo, sea para bien o para mal, y que sólo se examine y preste atención si digo cosas justas o no. Porque tal es la perfección [propia] del juez; la del orador, decir la verdad. En primer lugar debo defenderme,señores atenienses, de las primeras acusaciones falsas que me han hecho los primeros acusadores; y después de las [acusaciones] posteriores [hechas por acusadores] posteriores. En efecto, muchos acusadores ha habido antes de ustedes, hace ya muchos años, aunque tampoco hayan dicho nada cierto. Y a ellos les temo más que a Anito y los suyos, aunque éstos sean también de temer. Pero aquellos [son]...
tracking img