Sofistas. historia de la pedagogía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2634 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LA EDUCACIÓN

FICHA NÚMERO UNO.

Todo discurso lleva implícito la ideología o conjunto de valores éticos y morales propios del autor. No existe creación humana que escape a dicha condición. Algunas veces estas voces pueden detectarse de forma clara, otras, como es el caso de “Protágoras” conlleva un esfuerzo más profundo por parte del lector o receptor para descubrirlas. Esteesfuerzo se suaviza al conocer aspectos contextuales y personales, los cuales se comentarán continuación.
Platón, discípulo de Sócrates y fundador de la teoría de la educación, en la cual sobresalía la reflexión pedagógica unida a la política, escribe los famosos “Diálogos” en los cuales se plantean problemas filosóficos de toda índole. Cada diálogo trata un tema concreto, “Protágoras” abarcala problemática sofística.
Por medio de la voz de Sócrates, Platón plantea una postura e ideología que ambos compartían en relación a la ética y la preocupación por la justicia, como también el fin de la educación que es la formación del hombre moral. A su vez, Platón refleja el rechazo hacia las prácticas sofistas que perseguían la formación del hombre orador y político por medio de laretórica y la manipulación del discurso, preponderando a la palabra como trasformadora de opiniones.
Protágoras fue el más famoso de los sofistas, llamándose abiertamente de este modo, tal como se presenta en el diálogo. Platón, a pesar de la crítica que plantea hacia el sofismo, trata su figura con respeto y tal vez sea por esto que no es explícito en sus acusaciones.
El primer ataque puededetectarse el comienzo del diálogo, en donde el portero parece estar irritado por la gran cantidad de sofistas que se presentan, rechazándolos y prohibiéndoles la entrada: “Ah, ¿sofistas? No se puede pasar”. Esto refleja una realidad específica de la época, en la cual los sofistas se multiplicaban con rapidez debido a las retribuciones económicas que recibían o a la formación masiva de los mismos,como se menciona más adelante: “me pareció que Protágoras los arrastra en su seguimiento desde todas las ciudades por las que va pasando.” Por el contrario, Sócrates no buscaba adeptos, sino que ellos buscaban a Sócrates.
En seguida se presenta la cuestión del “encanto”, el cual puede interpretarse como la facilidad de los sofistas de erigir el discurso que el otro desea oír y no el discursoverdadero, racional y ético que persiguen tanto Platón como Sócrates. Este encanto es el que convence y seduce a los demás, siguiéndolos y admirándolos , porque para toda pregunta encuentran o inventan una respuesta, pero carente de fundamentos lógicos en algunos casos.
Posteriormente, puede observarse el desprecio hacia los bienes materiales que poseían, mientras que Sócrates era un hombredespojado de todo lujo y riqueza: “Estaba aún acostado, envuelto en pieles y mantas, más bien numerosas, a lo que me pareció.” El exceso de mantas y pieles le han resultado demasiadas para un solo individuo, además de resaltar el hecho de que “aún” estaba acostado, como un sinónimo de holgazanería.
Una vez que han recorrido lo suficiente como para apreciar el modo de vida de los sofistas ycomunicarlo, se dirige Sócrates a Protágoras. El diálogo del primero es corto y conciso. El estilo se ve presente en las formas y los tonos, siempre apelando a la individualidad del pensamiento y a la reflexión. Sin embargo, en Protágoras se aprecia claramente el discurso prolongado, adornado, y producido típico del sofista.
La insistencia en el poder de la retórica para modificar la opinión de losdemás se basa en la teoría en la cual existen dos discursos que se contraponen, y mediante una hábil argumentación (dependiendo de la conveniencia personal), “puede conseguirse hacer más fuerte el argumento más débil”. Por lo tanto, el método consistía en un efecto subjetivo, en la influencia sobre los jueces y NO en la investigación de la verdad objetiva.
El diálogo socrático tiene una gran...
tracking img