Sogam

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1041 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Verdad os Hará Libres
Otra vez Jesús les habló, diciendo: yo soy la luz del mundo, el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
Estando en el templo, Jesús enseñaba al pueblo. Entonces los fariseos y los escribas le trajeron una mujer sorprendida en el acto mismo de adulterio y poniéndole en medio, pidieron a Jesús que resolviera la manera en que debíanactuar contra ella por causa de su grave falta, ellos deseaban apedrearle hasta la muerte, y también querían que Jesús callera delante de ellos y condenarle juntamente, pero Jesús en cambio, él mostró cuan justa es su palabra que permanece bajo la voluntad de Dios y con ello quiso darle vida nueva y salvación a la mujer adultera.
El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedracontra ella. Así Jesús libertó a la mujer de sus perseguidores, de los que la condenaban. Solo Jesús puede hacer tan preciosa obra de salvación usando la palabra, él estaba reconociendo que era necesario apedrear a la infractora, mostrando que el pecado es algo que no agrada a Dios, pero solo aquel libre de pecado podría condenarle. Tiempo antes Jesús ya había pronunciado palabras sobre el juicioy condenación, revelándose a sí mismo como hijo de Dios y declarando que, así como el padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo juicio dio al hijo. Dijo también: el que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. En Jesús nadieviene a condenación, pues él vino para llevarnos de la muerte a la vida. Por esto, cuando la mujer estuvo sola delante él la libertó diciendo: ni yo te condeno, vete y no peques más. Jesús mismo ya había declarado su poder para hacer juicio que El Padre le dio, pero sus palabras fueron, ni yo te condeno. ¿Por qué no querría condenar si somos dignos de ello? Sabemos que la paga del pecado es la muerte,y él sabiéndolo también no quiso condenar, sino que con fidelidad y amor verdadero, cargó nuestras faltas y nuestra indignidad hasta la cruz, donde su muerte, su sangre derramada pudo lavar el pecado del mundo, pues siendo justo y sin mancha fue el sacrificio perfecto y eterno para reconciliar a Dios con el mundo.
Esta palabra me hace conocer de forma muy especial a Cristo, él no condena almundo, no solo porque su corazón es grande, sino también porque su corazón está lleno del amor de Dios verdadero. Jesús siempre cumplió la voluntad del Padre y las palabras de su boca eran palabra de Dios, por esto puedo ver cuán precioso es mi Cristo, que contiene en su interior la única verdad que me liberta: Dios me ama, Dios no me quiere condenar y por esto envió a su amado hijo para encontrarmey hacerme saber que debo volver delante de Él, que debo arrancar mi pecado y buscar la salvación. ¿Pero cómo habría de limpiar mis pecados, mis sucios pecados que ofendieron tanto a Dios? ¿Cómo puede un hombre arrancar sus cadenas que le condenan a la muerte eterna? Cristo me ha hecho saber que mi Padre celestial me ama, que él es fiel y quiere derramar su amor sobre mi vida, pero ¿Cómo podrépresentarme delante de Él siendo tan indigna? ¿Cómo iré a mi padre si mi camino ya es de destrucción y he guiado a muchos otros por esta senda? Por mucho tiempo he vivido con dolor, con quejas, con culpas… la vida no es vida cuando se conoce la maldad y destrucción que hay en este mundo, viví para mí y para condenar a todos los que hirieron mi corazón… viví para victimizarme y para hacer juicio sobretoda persona. Más nunca me vi a mí como pecadora, pues siempre justifiqué mis faltas con el dolor que llenaba mi corazón, era la única manera de no enfrentar mi realidad, depositar mis culpas sobre otros. Si mentía era por causa del ambiente en que viví, si ofendía era porque el dolor no lo aguantaba, si amaba indebidamente era porque nadie llenó mi corazón con amor, si caí en pecado de...
tracking img