Soldados de salamina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2132 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. T�tulo
2. Autor
3. Resumen
4. Personajes
5. Espacio y tiempo
6. Comentario personal
7. Palabras nuevas

1. T�tulo: “Soldados de Salamina”

2. Autor: Javier Cercas naci� en Ibahernando(C�ceres) en 1962.Trabaj� durante 2 años en la Universidad de Illinois y, desde 1989, es profesor de literatura española en la Universidad de Gerona. Colaborador habitual de “El Pa�s”, es autor de unlibro de art�culos, Una buena temporada (1998), otro de cr�nicas, Relatos reales(2000), un ensayo, La obra literaria de Gonzalo Su�rez y, adem�s de Soldados de Salamina, de otras 3 novelas: El inquilino (1998 y 2000), El vientre de la ballena (Andanzas 298) y El m�vil (Andanzas 503). En un �xito sin precedentes, Soldados de Salamina ha merecido el aplauso de los lectores(Premio Qu� Leer, PremioCrisol), los libreros(Premi Llibreter 2001, Premio Librer�a C�lamo), los escritores(Premio Salamb�) y los cr�ticos(Premio de la Cr�tica de Chile, Premi Ciudat de Barcelona, Premio Ciudad de Cartagena, Premio Extremadura), as� como el reconocimiento del p�blico y la cr�tica tambi�n fuera de las fronteras españolas. Como ha dicho George Steiner, “es un libro que deber�a convertirse en un cl�sico”.3. Resumen
Soldados de Salamina est� dividido en 3 partes: la primera, “Los amigos del bosque”, cuenta c�mo uno de los fundadores de la Falange española, Rafael S�nchez Mazas, logra sobrevivir a un fusilamiento colectivo, el 31 de enero de 1939, unos cuantos d�as antes de que la guerra civil española termine. El que cuenta es el mismo autor, Javier Cercas(refugiado en el periodismo despu�s dehaber dejado de escribir novelas), que se entera de los hechos entrevistando al hijo de Rafael S�nchez Mazas. Partiendo de esta entrevista, el autor resucita la historia de S�nchez Mazas, siguiendo sus pasos durante el sangriento per�odo de la guerra civil, desde que le detuvieron en Barcelona y hasta que fue fusilado en Collel, muy cerca de la frontera con Francia, por las tropas republicanas quehu�an en desbandada por los Pirineos, ya que la guerra estaba ya perdida. Afortunadamente, logra escaparse, aprovech�ndose de un momento de confusi�n y huyendo en el bosque. Se esconde en un agujero, lo mejor que puede, pero un soldado le descubre. Y entonces pasa la m�s extraña cosa: despu�s de mirarle unos segundos a los ojos, el soldado le dej� vivir, dici�ndoles a los dem�s que por all� no hab�anadie. Rafael S�nchez Mazas pasa varios d�as refugiado en el bosque, aliment�ndose de lo que encontraba o de le oque le daban en las mas�as. Sobrevive porque encuentra a unos muchachos en un pueblo cercano, Cornella de Terri, que le protegen y le alimentan hasta que llegan los nacionales. El nombre que se hab�an puesto los muchachos era “los amigos del bosque”.
Sobre esta historia, el autorescribe un art�culo, en respuesta del que recibe varias cartas. Una de ellas es de un tal Miguel Aguirre, un historiador aficionado que le da una serie de pistas sobre la historia. Siguiendo estos indicios es como el autor decide escribir sobre los hechos, pero no una novela, sino un relato real.
En la segunda parte, Soldados de Salamina, se cuentan las historias de todos los que tuvieron algunarelaci�n con el hecho de que S�nchez Mazas sobreviviera, todos aquellos que hicieron esto posible, cuyos nombres, sin embargo, nadie recuerda ni valora. Ahora tambi�n se detalla la historia Rafael S�nchez Mazas durante la guerra civil y tambi�n ahora el escritor se da cuenta de que su relato real es un fracaso, ya que le falta un h�roe que lo anime.
En la tercera parte, “Cita en Stockton”, el autordescubre al h�roe que necesitaba, en al persona de Miralles, un señor mayor que vive en una residencia de ancianos en Dij�n, un señor que hab�a participado en el bando de los republicanos en la guerra civil española y que luego hab�a continuado luchar en varias guerras, de parte de quien decid�a la Legi�n, siempre luchando, viendo a sus amigos, an�nimos como �l, muri�ndose uno tras uno, sin que...
tracking img