Somos jóvenes y tenemos valores!

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (541 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Se dice que el auténtico valor de una persona está mucho más cerca de sus corazón que de su cartera, pero lo cierto es que el concepto de triunfo y éxito en la vida está mucho más asociado al podereconómico y material que a la riqueza del espíritu.

Se nos ha borrado el sentido de la humildad porque ya casi nadie lo utiliza, lo mismo que la educación y, al paso que vamos, parece que nisiquiera el esfuerzo personal sea la llave que lleve a crecer y hacerse persona.

La universidad acostumbra a ser el yunque que debería forjar el talante de los futuros profesionales de un país, laeducación debiera caminar delante, pero de la misma forma que nadie llega a la formación universitaria sin haber superado los caminos anteriores, ya sea por la vía de Bachillerato o FP, difícilmente launiversidad puede enderezar los cimientos que no están bien aposentados.

En África se dice que hace falta toda una tribu para educar un niño, mientras aquí, dejamos que otros lo hagan y cuando nosquejamos de la falta de valores que tienen nuestros hijos o de su escasa percepción hacia la religiosidad, deberíamos preguntarnos qué hicimos de mal en nuestra generación para permitir que el consumismo,la inhibición o la idealización del triunfo personal para superar los complejos paternos, sustituyeran el tiempo y el espacio para comunicarnos con ellos.

Los niños africanos viven en la calle, osea, rodeados de todo y de todos, familia, amigos, personas, animales, parientes y extraños, juegos y espiritualidad, hasta el vudú tiene su espacio y la consigna acostumbra a simplificarse en elsobrevivir.

Mientras tanto, nosotros decidimos llevar a los hijos muy temprano a la escuela, dejarlos con canguros, aislarlos con dibujitos televisivos y llenarlos de juguetes que no han construido. Sureligiosidad es copia de la nuestra y se nutren de otros principios gracias a nuestras ausencias, conviven, comen y duermen en el mismo escaparate mercantil en el que estamos todos y demasiado...
tracking img