Stasi. 35 millones de fichas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1929 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
35 millones de fichas
El archivo del Stasi
Wolfram Runkel. Kulturchronik, 1996.
Versión: Blanca Strepponi
Foto: Dirk Reinartz

Albor: no sé bien cómo se maneja el asunto de “versionar”, pero se me ocurre que como este primer fragmento es exclusivamente de mi autoría, podría ser un recuadro firmado con mis iniciales. Tú verás. Para mí también funciona tal como está, sin separarlo, pero meparece poco ético para el señor Wolfram Runkel.

Ahora que todo terminó, la pesadilla continúa y todos palidecemos bajo la luz del mal. Un amigo alemán de la generación de posguerra, a quien el azar había dejado del lado occidental, me contó profundamente conmocionado de su visita a la República Democrática Alemana, luego de la caída del muro. El, que había comprometido su vida con lasolidaridad activa hacia los pueblos de América Latina, se sentía culpable por haber ignorado a quienes más cerca tenía, a los alemanes del Este.
A esta conclusión llegó luego de una instructiva y perturbadora visita a los archivos de olores del Servicio de Seguridad del Estado, conocido por el nombre de Stasi, una tropa una vez y media más numerosa que el propio ejército. El Stasi había ideado unsistema tan sencillo como perverso: miles de frascos encerraban trapos que habían estado en contacto con las partes íntimas de los fichados: axilas y genitales. Se disponía así de un archivo de olores personales que podría ser utilizado en caso de necesidad.
¿De cuál necesidad? ¿Cuadrillas de perros persiguiendo fugitivos por los bosques helados? ¿Animales amaestrados olisqueando a las personas enalcabalas y aeropuertos? ¿O simples policías husmeando de rodillas a los transeúntes sospechosos?

***
Transcurre la vida cotidiana del “Departamento de Gauck”, un aparato administrativo único en el mundo, que funciona de lunes a viernes, durante 8 horas diarias. Es un centro oficial — heredero de los archivos del antiguo Stasi— que tiene por función “elaborar y superar el pasado republicano nodemocrático alemán”. De lunes a viernes, 3.100 empleados —el 95% procedente de la ex RDA—, 3 bloques de edificios administrativos en Berlín, 14 delegaciones en antiguas capitales de distrito de la RDA, 180 kilómetros de estanterías repletas de documentos, más de 35 millones de fichas, cientos de miles de documentos visuales y sonoros.

La lección de historia
En un cuarto que recuerda a un salónde clases, 17 personas, hombres y mujeres, estudian actas y hojas cosidas en cuadernillos. Son personas que reciben una lección de historia personal, leen extractos de su propia biografía: cosas banales, secretas, monstruosas. Pero en ese salón no hay maestra, sino una estricta vigilante que controla severamente el fiel cumplimiento del “Reglamento para las salas de lectura del Comisionado Federalpara la Documentación del Servicio de Seguridad del Estado de la antigua República Federal Alemana”. Está prohibido, por ejemplo, sustraer algún papel de las actas, o abrir sobres que estén cerrados con grapas.
Entre 50 y 100 personas acuden diariamente a esta “Sección de Consulta de Actas” para saber cómo los veía su Estado y los funcionarios del servicio de seguridad que espiaban a sus vecinosy familiares bajo el manto engañoso de la confianza. Hasta el momento, casi 2 millones de solicitudes han obtenido respuesta.
Pero a partir de este año comenzará el lento proceso de reducción de esta oficina, exceptuando a la Sección de Educación e Investigación donde, bajo la dirección de Klaus-Dietmar Henke, historiadores profesionales analizan y evalúan “el insólito tesoro de actas ydocumentos”. Según Henke, gracias a la lectura de las Actas, “los lesionados se apropian nuevamente de su biografía. De pronto, algunos comprenden por qué, pese a sus muchos esfuerzos, han fracasado.”
Los primeros llegan a las 8 de la mañana. Con una “sensación de opresión”, dice uno de ellos, penetra en la antaño herméticamente cerrada e inaccesible fortaleza. En el edificio número 7, antes oficina...
tracking img