Sucedió en betania

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4324 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
SUCEDIÓ EN BETANIA.

Siendo Betania una aldea o pueblo pequeño en la pendiente oriental del monte de Los Olivos, y a unos pocos kilómetros de Jerusalén (léase Juan 11:18), cobra, sin embargo, una tremenda importancia en la historia del Nuevo Testamento y, creemos que por una sola y especial razón: Fue el epicentro de acontecimientos relacionados con el Salvador quien desde el cielo nosvisitó. Nada o poco sabríamos de Betania si el Cristo Bendito no hubiese estado allí. Y, sin duda, es esta una relevante verdad que no puede ser obviada: La verdadera historia de naciones, pueblos o personas tiene un peso eterno de acuerdo a la relación de los mismos con Jesucristo el Señor. Esta misma verdad puede ser notada en el caso de Belén, acerca de la cual leemos en Miqueas: “Pero tú,Belén Efrata, PEQUEÑA para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel” (Miq. 5:2). Ahora, cuando leemos esta cita en el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo nos presenta el verdadero sentido del texto, pues dice: “Y tú, Belén, de la tierra de Judá, NO ERES LA MÁS PEQUEÑA entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel”(Mateo 2:6). Así que, la nación, pueblo o persona que no quiera nada con esta Admirable Persona estará perdiendo, no sólo su mención en la historia, sino la vida en la eternidad.
El significado del nombre ‘Betania’ no es muy claro, y tal vez sea por ello que han sido sugeridos tantos por los comentaristas bíblicos. El Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado (Vila-Scuain) nos presenta únicamentedos: “Casa de dátiles” y “casa de higos”, considerando que si los mismos son correctos, deben aludir a la abundancia de tales especies frutales en la geografía de Betania. Al respecto, en un sentido espiritual, en Betania vivía una familia conformada por tres personas, Lázaro, Marta y María, que llevó abundante fruto para el Señor. Tal familia fue para el Redentor como la amada del Cantar(Capítulos 4 y 5), un huerto de frutos y fragancias en permanente actitud de invitación (“venga mi amado a su huerto, y coma de su dulce fruta”), donde él muchas veces sació su sed y hambre de comunión con sus redimidos: “Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía; he recogido… he comido… he bebido” (Cant. 4:16; 5:1). Tocante a esto, su anhelo y mensaje es vigente: “En esto es glorificado mi Padre, enque llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos” (Juan 15:8). También vivía en Betania uno conocido como “Simón el leproso” (Mateo 26:6; Marcos 14:3). Igualmente, este hombre fue fructífero para el Cristo y creemos adivinar la razón. La expresión “el leproso” no indica que al tiempo de la historia que tenemos en Mateo 26 y Marcos 14 fuese leproso, sino más bien la referencia es a una tristerealidad pasada, pues había sido un mísero leproso, pero había sido sanado de esa terrible enfermedad y, ¿será muy difícil saber quién le había sanado? En conexión con esto, Marcos nos da un detalle importante: El Señor había mirado, al atardecer de un día, las irregularidades que se estaban cometiendo en el templo pero, “como ya anochecía, se fue a Betania con los doce” (Marcos 11:11). Alsiguiente día, cuando regresaba a Jerusalén desde Betania, por el camino “TUVO HAMBRE” (11:12) y fue por ello que se acercó a una higuera que aparentaba tener fruto, pero el Señor encontró sólo HOJAS (¡Qué figura tan notable de los meros profesantes!). No sabemos por qué el Señor no había desayunado en Betania aquella mañana (es probable que su devoción lo llevara a no pensar en la comida que perece yque su afán no fuese el de nosotros, quienes al levantarnos sólo pensamos en un opíparo desayuno), pero por Mateo 26 y Marcos 14 sabemos que la causa no fue la mezquindad de aquel Simón, pues más adelante leemos que en su casa se agasaja con una cena al Redentor, a quien muestra gratitud por haberle sanado (muy probablemente) de su maligna lepra.

Ahora, Lucas 10:38 al 42, refiere algo...
tracking img