Sueños en miniaturas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1234 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pequeños pilotos

Sueños en miniaturas

Luz verde para la imaginación

Cuando las nuevas tecnologías arrasan a la hora de elegir un entretenimiento para chicos en la actualidad, existe un juego que resiste el paso de los años y es parte de la historia de una pequeña ciudad del interior de la provincia de Buenos Aires.

Los hábitos a la hora de jugar de los niños cambiaron con elpasar de los años. La explosión de la PC en la actual década estableció un antes y un después. Pocos entretenimientos que estén fuera del ámbito tecnológico pudieron sobrevivir, tal vez el deporte fue quien se hizo fuerte y todavía continúa de pie, ningún niño lo deja de lado y lo practica con la ilusión de ser en el futuro como aquel referente que idolatra cuando lo ve competir a nivel profesional.Sin lugar a dudas las formas cambiaron y lo que años atrás era divertido para una generación, hoy ya no lo es, pero existe un juego que aguantó el paso del tiempo y nunca pasó de moda. Si hablamos de “autitos a piolín” es novedad para muchos, es decir, la mayoría desconoce que existe un juego bajo ese nombre pero lo cierto es que hace más de 30 años en San Andrés de Giles, una pequeña ciudadubicada al oeste de la Provincia de Buenos Aires, forma parte del patrimonio de la niñez.
Para empezar a contar esta particular historia tenemos que viajar en el tiempo y situarnos en 1978 cuando un personaje arribó al pueblo con un hobby bastante particular. En la vida real su nombre era Jorge Orlando, un banquero que tenía pasión por la fotografía, pero en su otro mundo ese que creo para hacerdivertir a los chicos se llamaba “Coco” y su oficio era la preparación de pequeños autos de carreras. Cuando apenas tenía 10 años y vivía en un pueblo vecino, llamado Carmen de Areco, creo su primera réplica de una cupesita de TC, siempre contó que su materia prima fueron maderas de cajones de manzana para los laterales, la chapa de las latas de aceite de un litro para la parte posterior del auto ypomadas que le pidió al zapatero del barrio para utilizarlas como ruedas. Con clavos se aseguró que ningún elemento se saliera del lugar y el toque final se lo dio atándole un piolín a la trompa para que este se transforme en la unión de la “maquina” con sus amigos, quienes mas tarde fueron los encargados de probar su obra corriendo a la vuelta a la manzana. El éxito del invento fue rotundo sugrupo íntimo lo incentivó para que siga construyendo y es así como nació en el una pasión que vivió a lo largo de su vida.
Instalado en San Andrés de Giles cuando salía del banco comenzó a llevar a la plaza principal los autos que durante los ratos libres había construido sin descansar desde aquella primera vez. Los niños no dudaban en pedirle permiso a “Coco” y comenzar a correr entre losbancos, árboles y juegos que su imaginación transformaba en curvas y rectas de sus pequeños autódromos. Al instante las pelotas de fútbol, las bicicletas, las bolitas y hasta el elástico de las damas que también se animaban a correr pasaron a un segundo plano, el pueblo se revolucionó con un juego totalmente novedoso que había encontrado su lugar en el mundo. Las risas, la curiosidad de los niños poraprender a fabricar sus propios autos y los abrazos que le daban cada uno de ellos cuando caía el sol y era hora de retornar a casa, fue el combustible para que “Coco” tenga una cita obligada todas las tardes en esa plaza que brillaba con la alegría de decenas de chicos. Es así como lo sigue recordando Diego Quevedo hoy padre de familia pero ayer uno de los que tenían asistencia perfecta en aquelpunto de encuentro “Es algo que nunca me voy a olvidar, salía de la escuela y me iba corriendo a la plaza para esperar a “Coco” y poder agarrar el autito que a mi me gustaba, todos los días inventábamos un circuito nuevo y cuando empezaba a oscurecer nos sentábamos al lado de él para escuchar como los hacía mientras nos daba jugo con galletitas”.
El boca a boca hizo que una población entera...
tracking img