Tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (674 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Comprensión de lectura.                                       

EL HONRADO LEÑADOR

Érase una vez un pobre leñador. Vivía en los bosques verdes y silenciosos cerca de un torrente queespumajeaba y salpicaba a su paso, y trabajaba duramente para alimentar a su familia. Cada día hacía una larga caminata por el bosque con su dura y afilada hacha colgada al hombro. Solía silbar mientraspensaba que, mientras tuviera salud y su hacha, podría ganar lo suficiente como para comprar el pan de su familia.
Un día estaba talando un gran roble cerca de la orilla del río. Las astillassaltaban con cada hachazo y el eco de sus golpes resonaba por el bosque con tanta claridad que cualquiera habría pensado que había decenas de leñadores trabajando.
Al cabo de un rato, el leñador pensóque descansaría un poco. Dejó el hacha apoyada en un árbol y se dio la vuelta para sentarse. Pero tropezó con una vieja raíz retorcida y, antes de que pudiera evitarlo, el hacha resbaló y cayó al río.El pobre leñador se asomó sobre el torrente para intentar ver el fondo, pero en aquel tramo el río era demasiado profundo. El agua continuaba fluyendo tan alegremente como antes sobre eltesoro perdido.
-¿Qué voy a hacer? –gritó el leñador-. ¡He perdido mi hacha! ¿Cómo voy a alimentar a mis hijos ahora?
Tan pronto como dejó de hablar, una hermosa dama surgió entre las aguas. Era elhada del río y salió a la superficie al oír esa triste voz.
-¿Qué te preocupa? –preguntó dulcemente.
El leñador le contó su problema y la dama se sumergió de nuevo. Volvió a aparecer con un hacha deplata.
-¿Es ésta el hacha que has perdido? –preguntó.
El leñador pensó en todas las cosas bonitas que podría comprar a sus hijos con esa hacha. Pero no era la suya, así que meneó la cabeza y dijo:-La mía era un hacha de simple acero.
El hada del río dejó el hacha de plata en la orilla y se sumergió de nuevo. Pronto volvió a aparecer y mostró al hombre otra hacha.
-¿Acaso es ésta la tuya?...
tracking img