Tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (821 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
FEDRO

Un piloto y un marinero.

Lamentábase uno de su negra fortuna, y Esopo imagina esta
fábula para consolarlo.

Estaba una nave a merced de los varios y encontrados,
vientos de alteradomar, y la tripulación con las lá-
grimas, temor y congojas de cercana muerte; serenóse
de súbito el furioso temporal; continuaron bogando
con próspero viento, y al punto se vió a los pasajeros.,henchidos de gozo, solazarse con inusitada alegría.
Mas el piloto, aleccionado con la experiencia del pa-
sado peligro, dijo así. «Puesto qup en la tierra andan
siempre asidos de la mano el placer yla pena, mostré-
monos.tan prudentes antes de llegar al deseado puerto,
que tanto las expansiones como las quejas sean siempre
moderadas.»
En la prosperidad teme; en la adversidad espera.FONTAINE

Júpiter y el pasajero

¡Cuánto enriquecerían a los Dioses los peligros si nos acordásemos de las promesas que en ellos hicimos! Pero, pasado el apuro, nadie vuelve a pensar en lo ofrecido alcielo; sólo nos fijamos en lo que debemos a la tierra. “Júpiter, dice el impío, es un acreedor tolerante; jamás nos envía el alguacil” ¿Qué más alguacil que el trueno? ¿Qué nombre dais a esasadvertencias?

Sorprendido por la tormenta, ofreció un navegante cien bueyes al vencedor de los titanes. El caso era que no tenía un solo buey, y lo mismo le hubiera costado prometer cien elefantes. Cuandoestuvo en la playa, quemó algunos huesos, y el humo subió a las narices de Júpiter. “Señor Dios, le dijo, acepta mi promesa; perfume de buey sacrificado respira tu sacra majestad. El humo es la parteque te corresponde; no te debo otra cosa.” Júpiter hizo como que reía; pero, pocos días después, tomó la revancha, enviándole un sueño para revelarle que en cierto lugar había un tesoro escondido.Nuestro hombre corrió a buscarlo; topó con unos ladrones, y no teniendo en la bolsa más que un escudo., prometioles cien talentos de oro, bien contados, del tesoro que buscaba y que estaba en tal punto...
tracking img