Tareas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3383 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 29 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Para ser un campeón de ajedrez se necesita algo más que genio. Para ganar hay que ponerse en los zapatos del contrincante, y después, empujarlo para que pierda el equilibrio.

Intensidad Estratégica
Una Conversación con el campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov

E

S DIFÍCIL ENCONTRAR un mejor ejemplo de competencia que el ajedrez. Un abogado en el tribunal, un general en el campo debatalla o un político en una carrera electoral, todos ellos han descrito alguna vez sus batallas usando la imagen de las 64 casillas blancas y negras y 32 piezas que conforman el ajedrez. El ajedrez se ha vuelto parte del lenguaje común de muchos ejecutivos: le hacemos un jaque mate a un contrincante, somos sólo peones del juego, o pensamos en tres movimientos por adelantado. Desde luego no es elúnico juego que invoca la gente de negocios. Muchos líderes se inspiran en el póquer o deportes de equipo, como el fútbol o el básquetbol. Pero hay algo que es peculiarmente diferente en el ajedrez. La imagen de dos mentes brillantes atrapadas en una batalla de destrezas y voluntad –en la que la fortuna apenas tiene cabida- es irresistible. Incluso la gente que no sabe mucho de ajedrez admite que esun juego poco común en términos de su complejidad intelectual y sus exigencias estratégicas. Si el ajedrez es una forma de competencia tan poderosa, ¿qué cosas podrían aprender los estrategas de los jugadores sobre cómo ganar? Para descubrirlo, la editora senior de HBR Diane L. Coutu conversó con Garry Kasparov en el Lombarda Hotel en Manhatan. El número uno del mundo desde 1984, Kasparov, seconvirtió en el campeón del mundo más joven a los 22 años y es considerado uno de los ajedrecistas más talentosos de todos los tiempos.

Aunque Kasparov provino del formidable sistema de ajedrez de la Unión Soviética, que ha dominado el juego desde la Segunda Guerra Mundial, nunca jugó en la forma limitada e incluso pasiva que tradicionalmente se esperaba de las celebridades soviéticas. Todo locontrario. Activista político comprometido, Kasparov es hoy uno de los líderes de la oposición rusa. Kasparov piensa que el éxito tanto en el ajedrez como en los negocios es ante todo un asunto de ventaja psicológica. La complejidad del juego requiere que los jugadores se apoyen fuertemente en sus instintos y estratagemas. A lo largo de una extensa conversación con HBR, Kasparov exploró el poder delajedrez como un modelo para la competencia en los negocios, el equilibrio entre intuición y análisis que despliegan los ajedrecistas, el significado de su derrota ante la computadora Deep Blue de IBM, y cómo su legendaria rivalidad con Anatoly Karpov, el anterior campeón mundial, afectó su propio éxito. Los grandes campeones, asegura Kasparov, necesitan grandes enemigos. Le presentamos una versióneditada de esta conversación. El ajedrez se ha vuelto común en el lenguaje diario.

Así es. De cierta manera, hay algo más bien atemorizante en la idea de que un poderoso político pueda ver a los países y sus líderes como piezas del tablero de ajedrez. ¿Puede ser que un presidente vea en un país pequeño un peón que puede ser sacrificado? Claro que ese tipo de preocupaciones realmente no seaplica al contexto de negocios, y el ajedrez puede ser ciertamente una buena metáfora para la competencia empresarial. Después de sólo tres movimientos de apertura, existen más de nueve millones de posiciones posibles. Imagine todas las posibilidades que enfrentan las empresas. Existe una incertidumbre enorme y una cantidad de movimientos casi infinita que uno puede realizar tanto en el ajedrez comoen los negocios. Píenselo: después de sólo tres movimientos de apertura, existen más de nueve millones de posiciones posibles. Y eso cuando sólo hay dos jugadores involucrados. Ahora imagine todas las posibilidades que enfrentan las empresas, con una gran cantidad de corporaciones que responden a sus nuevas estrategias, políticas de precios y productos, la imprevisibilidad es casi inimaginable....
tracking img