Tareascentro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2217 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 15 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El malestar de la cultura
 A Inés Echeverría, en septiembre de 1910, saliendo de Chile en plena celebración, se le atribuye -desvelada en el coche dormitorio del tren transandino- la siguiente reflexión: "Mis amigos intelectuales impugnan este derroche excesivo e inútil del centenario: ¿Qué hemos hecho realmente en este siglo por el desarrollo y bienestar de todos los habitantes de nuestro país?Tancredo Pinochet, Nicolás Palacios, Francisco Encina, Luis Galdames, Alejandro Venegas...critican ácidamente a la sociedad gobernante; la necesidad de una industria nacional; los vicios de la educación; la amarga e injusta situación popular. En general el arte y la "inteligencia" hacen un profundo autoanálisis que entrega una visión muy distinta a la de los discursos oficiales, inauguraciones,primeras piedras y fuegos artificiales"(17). Se trata de expresiones del malestar de la cultura ante los desafíos de la modernidad, desafíos que han sido hasta ese momento asumidos según los patrones de la modernización oligárquica.
De todos los autores mencionados Alejandro Venegas (1871-1922) es sin duda el que con mayor vehemencia y de modo más explícito vincula su postura crítica a lacelebración del centenario. Egresado del primer curso del Instituto Pedagógico (1889-93) Venegas ejerció como profesor en liceos de Valdivia, Chillán y Talca. Con el objeto de tener un conocimiento de primera mano de los problemas sociales recorrió desde la araucanía hasta las salitreras, disfrazado de campesino, de mercader o de simple viajero despreocupado. Con el seudónimo de Dr. Julio Valdés Canje,practicó el género "cartas al gobernante", en la perspectiva de hacer el diagnóstico de los males del "reino", de dar consejo y advertencia.
 Un año antes de la celebración del Centenario, en Cartas al Excelentísimo D. Pedro Montt (sobre la crisis moral de Chile en sus relaciones con el problema económico de la conversión metálica), de 1909, Venegas utiliza ya el campo metafórico en el que va ainstalar al centenario: por una parte la apariencia engañosa, la cáscara que encubre la realidad; y, por otra, la metáfora de la enfermedad (tan cara al positivismo finisecular). Se trata del paradigma de los dos Chiles: el Chile oficial o público (al que semantiza con imágenes como "manto de seda", "barniz", "bombos y platillos", "oropeles" o "piel") y por otra el Chile íntimo, el país enfermo yputrefacto que requiere cirugía (al que semantiza con imágenes como "órgano gangrenado" "el pecho carcomido por el cáncer", la "charca cenagosa", las "acequias pestilentes").
Más tarde, en 1911, Venegas publica Sinceridad, Chile íntimo en 1910. Se trata de 26 cartas dirigidas al presidente Ramón Barros Luco(18). El autor ofrece el libro como una contraparte de "sinceridad" a la imagen oficial ypública que emerge en torno al centenario: "Acabamos de celebrar -dice- nuestro Centenario y hemos quedado satisfechos, complacidísimos de nosotros mismos. No hemos esperado que nuestros visitantes regresen a su patria y den su opinión, sino que nuestra prensa ha ..empuñado el incensario y entre reverencia y reverencia nos ha proclamado pueblo cultísimo y sobrio, ejemplo de civismo, de esfuerzogigante, admirablemente preparado para la vida democrática, respetuoso de sus instituciones...en una palabra, espejo milagroso de virtudes en que deben mirarse todos los pueblos que aspiran a ser grandes...". Frente a esta euforia y "cuando aún no se apagan los ecos de las salvas, ni los acordes de las músicas marciales que pregonan nuestra mentida grandeza" el autor se propone rasgar el tupido velo,"para mostrar el pecho carcomido por el cáncer" y llevar "a los altares de la patria una ofrenda sincera" que permita "estampar la verdad desnuda".
Su punto de vista es el del caminante (de hecho Venegas recorrió a pie casi todo el país). Cuando se mira "la llanura desde las cumbres" -dice- "hasta el ojo más experto está expuesto a engañarse: desaparecen los detalles, los contornos se suavizan,...
tracking img