Teatro de vanguardia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1535 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
  Paralelamente a la antinovela o nueva novela (v.), surge en Francia, alrededor de 1950, un fenómeno teatral que se caracteriza por la negación de las formas establecidas y por la búsqueda de un nuevo y original lenguaje escénico. Como en la nueva novela, no puede hablarse de escuela o de movimiento, sino más bien de analogía entre varios autores en orden a la problemática teatral, tanto en suaspecto técnico como de contenido. De aquí que toda etiqueta resulte demasiado estrecha para englobar a escritores que proceden de distintos horizontes literarios, ideológicos y geográficos (es curioso observar que los más importantes autores vanguardísticos han nacido fuera de Francia, pero su producción dramática se hace en francés y sobre todo pensando en París), y que únicamente tienen en comúnun determinado número de premisas. Estas premisas son esencialmente negativas y se concretan en un triple abandono: abandono de la intriga convencional, abandono de la psicología como resorte escénico y abandono de todo realismo. En lugar de personajes bien caracterizados, de una estructura lógicamente construida y de diálogos brillantes, las antipiezas del nuevo teatro nos presentan el reflejode un mundo de pesadilla y una reflexión sobre el lenguaje hecha de absurdo e incongruencia.
     
      Son muchos los críticos que han adelantado fórmulas más o menos afortunadas para caracterizar este estilo teatral, hoy prácticamente implantado en el mundo entero, si juzgamos por el número de representaciones: teatro del absurdo, teatro de la irrisión, teatro de protesta y paradoja, teatrocrítico, etc. En realidad, sólo puede hablarse de corrientes a veces paralelas y a veces divergentes, que hoy día continúan desarrollándose en busca de sus propios caminos inéditos. Por eso los términos más apropiados son quizá los de nuevo teatro o t. de v., siempre que no olvidemos la relatividad de dichas denominaciones -un Roussin o un Anouilh fueron autores de vanguardia en su tiempo- ni tampocoesa especie de clasicismo a que sus autores han accedido en el corto periodo de 15 años. Otra reserva que es preciso hacer es que el carácter eminentemente innovador de este movimiento, al mismo tiempo que impide juzgarle de acuerdo con los valores tradicionales, hace muy difícil y arbitrario todo intento de relación o agrupamiento de las distintas tendencias. No obstante y dentro de su comúncontexto polémico y provocador, creemos que se puede distinguir entre un teatro poético (v.) de nuevo cuño, en el que la palabra se convierte en el único objeto de la acción teatral, y un teatro en el que, a través de una grotesca acusación de la realidad cotidiana, se intenta enviarnos una imagen absurda del hombre y su destino.
     
      Precedentes. El nuevo teatro es el resultado de una seriede experiencias más o menos geniales y generalmente incomprendidas en su época que han ido marcando los jalones de su liberación. La más importante es, sin lugar a dudas, la obra Ubu roi (Ubu rey) de Alfred Jarry, estrenada el 14 dic. 1896, enorme y extravagante parodia, en la que desde la primera palabra lanzada al público -«merde!»- hasta el caótico final, hay una decidida y constante aboliciónde las realidades lógicas del lugar y espacio escénicos, del diálogo teatral y de la psicología de los personajes. Más tarde los movimientos dadaísta y surrealista con sus escasas aportaciones teatrales -de Les Mamelles de Tirésias (los pechos de Tiresias) de Apollinaire (1917) a Le désir attrappé par la queue (El deseo atrapado por la cola) de Picasso (1945)- contribuirán, por los caminos delonirismo poético, a la evasión de las servidumbres físicas que imponían no sólo los contenidos racionales del teatro sino sus complementos (decorados, vestuario, tramoya, etc.).
     
      Surrealistas son también en un principio Roger Vitrac y Antonin Artaud: el primero nos ha dejado con su Víctor ou les enfants au pouvoir (Víctor o los niños en el poder), 1928, una agresiva farsa de la...
tracking img