Teatro del absurdo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3740 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Teoría Literaria

EL TEATRO DEL ABSURDO
Martín Esslin
“Absurdo” significa originalmente, en un contexto musical, “sin armonía”. De aquí su definición según el diccionario: “sin armonía con la razón, incongruente, no razonable, ilógico”. En el lenguaje corriente, “absurdo” puede significar simplemente ridículo, pero no es este el sentido empleado por Camus, ni el que empleamosnosotros al hablar del Teatro del Absurdo. En un ensayo sobre Kafka, define Ionesco lo que entiende por este término al decir:
“Absurdo es lo desprovisto de propósito… Separado de sus raíces religiosas, metafísicas y trascendentales, el hombre está perdido, todas sus acciones se transforman en algo falto de sentido, absurdo, inútil”.
La angustia metafísica, originada por el absurdo de la condiciónhumana, es, en líneas generales, el tema de las obras de Beckett, Adamov, Ionesco, Genet y los restantes escritores tratados en este libro. Pero no intentemos definir el Teatro del Absurdo exclusivamente por lo que pudiéramos considerar su tema. Idéntica ideas sobre la falta de sentido de la vida, de la inevitable devaluación de los ideales, de la pureza, de los fines, encontramos en gran partedel trabajo de dramaturgos como Giraudoux, Anoiilh, Salacrou, Sartre y el mismo Camus. No obstante, estos escritores defieren de los dramaturgos del absurdo en un aspecto importante. Presentan la irracionalidad de la condición humana, con un razonamiento altamente lúcido y construido con toda lógica, mientras que el Teatro del Absurdo hace lo posible por presentarnos la misma idea y lo inadecuado delos mecanismos racionales, mediante el abandono sistemático de las convenciones tradicionales y el racionamiento discursivo. Así, Sartre y Camus, presentan este nuevo contenido ideológico valiéndose de la antigua convención escénica, mientras el Teatro del Absurdo va más allá y trata de lograr una unidad entre sus posiciones básicas y la forma en que se expresan. En cierto sentido, el teatro deSartre y Camus es, en términos artísticos, no filosóficos, menos adecuado como expresión de su filosofía que el Teatro del Absurdo.

Si Camus sostiene que en nuestra desilusionada época el mundo ha dejado de tener sentido, lo hace con el estilo racional, elegante y discursivo de un moralista del s. XVIII, en obras cuidadas y de perfecta estructura. Si Sartre defiende que la existencia esanterior a la esencia y que la personalidad humana puede ser reducida a pura potencialidad y libertad de acción en cualquier momento, nos presenta estas ideas en obras a base de personajes brillantes trazados y enteramente consistentes, lo cual viene a reforzar la antigua convicción de que cada ser humano posee un núcleo esencial inmutable, de hecho un alma inmortal. La brillantez estilística de ambos,Sartre y Camus, implica una aceptación táctica de la validez de la lógica para ofrecernos soluciones, de que el análisis del lenguaje nos conducirá al descubrimiento al descubrimiento de conceptos básicos, ideas platónicas.
Los dramaturgos del absurdo están tratando de evitar, por instinto e intuición, esta contradicción interna. El Teatro del Absurdo ha renunciado a argüir sobre lo absurdo dela condición humana, se limita a presentarlo en imágenes escénicas concretas. Esta es la diferencia metodológica entre el filósofo y el poeta; la diferencia que existe para dar un ejemplo a otro nivel, entre la idea de Dios en las obras de Tomás de Aquino o Spinoza y la intuición de Dios en San Juan de la Cruz o el Maestro Eckhart, la diferencia entre teoría y vivencia.
Este esfuerzo por integrarfondo y forma es lo que separa al teatro del Absurdo del Teatro Existencialista.
También debemos diferenciarlo de otra tendencia importante y paralela del teatro francés contemporáneo, igualmente preocupado por el absurdo y la incertidumbre de la condición humana. Se trata de la “vanguardia poética”, en la que se agrupan escritores como Michel de Ghelderode, Jacques Audiberti, Georges Neveux, y...
tracking img