Teatro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4042 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 27 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Madres que asesinan a sus hijos

[pic]

Las mujeres son responsables de la mayoría de los homicidios de lactantes y niños, la mayor parte de los malos tratos físicos a niños y la cuarta parte de los abusos sexuales infantiles. Infligen el 50% de la violencia contra los hermanos y los ancianos y cometen aproximadamente la mitad de las agresiones contra las parejas. Negarse a admitir esarealidad es una actitud social peligrosa que cuesta vidas.

Un experimento aterrador

En noviembre del 2000 la revista Pediatrics publicó los resultados de un experimento aterrador. Ante la falta de explicación para las dolencias de bebés internados en condiciones de extrema gravedad, los médicos de varios hospitales de Gran Bretaña habían decidido grabar mediante cámaras ocultas a los progenitores-en su mayoría, madres- de los que el personal médico había empezado a sospechar que ponían a sus hijos al borde de la muerte deliberadamente.

Lo que descubrieron fue asombroso. En 30 de los 39 casos grabados, se observó que los progenitores trataban de ahogar intencionadamente a sus hijos; en otros 2 casos, trataron de envenenar al niño; en otro, la madre rompió deliberadamente el brazo de suhija de tres meses. Muchas de esas personas parecían actuar metódicamente: “los malos tratos se infligían sin provocación previa y con premeditación, e iban seguidos de complejas y creíbles mentiras para explicar las consecuencias”, señalan los autores del estudio.

Lo extraño, lo verdaderamente escalofriante es que en su mayoría esas personas eran mujeres que fingían ser buenas madres yllevaban rápidamente a sus hijos a la sala de urgencias cuando tenían trastornos respiratorios, y se quedaban a su lado con fortaleza y abnegación mientras que los médicos trataban de averiguar dónde estaba el problema. Muchas de ellas eran consumadas farsantes. Podían pasar de la más temible actitud amenazante contra sus hijos a convertirse en madres solícitas en el minuto exacto en que el doctor o laenfermera entraban en la habitación, advertidos por las cámaras de lo que estaba ocurriendo.

Las madres actuaban movidas por el prestigio social de una enfermedad misteriosa; les gustaba la proximidad de poderosos profesionales médicos; les gustaba la atención que suscitaban y el dramatismo de las situaciones. Y sobre todo experimentaban una ácida satisfacción aterrorizando a sus hijos.

[pic]El síndrome de Munchausen

Todas estas mujeres son víctimas del síndrome de Munchhausen que es el tema de este ensayo, a lo largo del cual, trataremos los síntomas de este síndrome, sus especies, su origen y su tratamiento.

Una investigación médica grabó en una clínica de Atlanta a decenas de madres maltratando a sus hijos. Caso como el de Kathy Bush, una madre diagnosticada con síndromede Munchausen que ha sido condenada por abuso infantil y puede pasar el resto de su vida en la cárcel, llegó a embaucar a la propia esposa del presidente Bill Clinton, Hillary.

Hace tres años, la primera dama la presentó en una conferencia en la Casa Blanca como ejemplo de padres que sufren por los altos costos de los seguros médicos. Su hija, Jennifer Bush, había sido operada 34 veces en susonce años de vida a causa de una misteriosa enfermedad que le hacía vomitar todo lo que ingería y que la obligaba a alimentarse a través de un tubo en su estómago.

Poco después se descubrió que Kathie padecía una enfermedad mental que la empujaba a envenenar a su propia hija. Un estudio hecho público esta semana, prueba que el caso de esta mujer no era aislado: en un hospital infantil deAtlanta, las cámaras de vídeo sorprendieron a 23 madres -11 de ellas enfermeras- inyectando orina a sus hijos, cambiandoles los medicamentos o intentando ahogarles.

La tragedia de Kathy Bush puso por primera vez al descubierto un problema sanitario y criminal cuyo alcance exacto todavía se desconoce. Dos años después, en California, se descubrió que otra mujer, Mary Noe, había matado, poco a poco, a...
tracking img